Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: RESOLUCION DE CONFLICTOS CON UCDM  (Leído 1532 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

dayana

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 3176
  • Mi corazón puede adoptar todas las formas
RESOLUCION DE CONFLICTOS CON UCDM
« : junio 28, 2012, 03:40:12 am »



No existe ningún conflicto que sea real, puesto que no ha sido creado. Cualquier conflicto que se percibe como real es sólo una interpretación equivocada de algo que no puede generar conflicto. Se trata, por lo tanto, de examinar la idea que ha producido una emoción que tú consideras dolorosa y que has proyectado sobre una persona o una situación determinada.

El hecho de que estés mirando hacia afuera debiera indicarte que no crees ser tú quien está pensando equivocadamente. Te sugiero que leas detenidamente lo que sigue, especialmente si percibes en ti algún tipo de conflicto, y que permitas que las palabras te muestren su significado.

El primer paso que debe darse para la resolución de un conflicto es reconocer que has perdido la paz. Esto, que parece obvio, se pasa muchas veces por alto, y no se reconoce que ha ocurrido, sino que se justifica con todo tipo de argumentos. Mientras no tengas la suficiente humildad como para reconocer que has perdido la paz, el conflicto parecerá interminable. La razón por la que pasas por alto este reconocimiento tan simple es por todo lo que implica para ti, e implica mucho más de lo que crees, puesto que tu idea de identidad está involucrada en ello.

Los pensamientos reales producen paz. Los pensamientos irreales producen dolor. Si no estás en paz en todo momento es porque has pensado equivocadamente y has creído convertirte en algo detestable.

Observa que no estamos hablando de la situación que estás viviendo. Estamos hablando únicamente de tu interpretación de la situación, puesto que no hay nada más. Puesto que nada está ocurriendo fuera de ti, el segundo paso consiste en no interactuar con lo que no está ocurriendo, recordándole de esta forma a tu mente que no tiene ningún sentido hacerlo, y que de no ser así, estarás creyendo que realmente ocurre algo afuera, y que el mundo tiene el poder de determinar lo que sientes.

Este segundo paso puede contener en sí mismo una forma de engaño, ya que en ocasiones creerás que interrumpir la comunicación con el otro o abandonar la situación será tu salvación. No hacer nada con respecto a la situación conflictiva consiste en no tomar decisiones, y tanto interrumpir la comunicación como abandonar la situación serían decisiones que estás tomando por tu cuenta.

No hacer nada significa simplemente que tu mente está receptiva y que no ha determinado cuál ha de ser el resultado con respecto a nada. Es muy importante en este punto ser verdaderamente honesto. La paz vuelve a ser la referencia que te muestra si estás tomando decisiones por tu cuenta o si simplemente estás permitiendo que la decisión sea tomada por ti desde el Espíritu. Si abandonas la referencia emocional de la paz abandonas lo único que puede liberarte de cualquier conflicto, y afirmas entonces que el conflicto es tu decisión. Es inevitable que vivas aquello que deseas.

Las emociones conflictivas que provienen de los pensamientos falsos generan en ti con el tiempo una forma de adicción, de manera que cada cierto tiempo necesitarás volver a repetir la misma situación de conflicto para obtener la emoción a la que te has vuelto adicto. En la medida en que no interactúas con lo que interpretas como una situación “externa” tu mente se calma. Como ocurre con cualquier adicción, la paz no es lo primero que se experimenta cuando dejas de hacer aquello a lo que te has vuelto adicto. El primer síntoma es una sensación más profunda de dolor que te incita a actuar rápidamente defendiéndote como tantas veces has hecho. Pero recuerda que si lo haces estarás simplemente prolongando tu problema mental en el tiempo, ya que repetir la misma acción que te aleja de la paz significa reforzar los pensamientos que han dado lugar al problema.

Cuando la mente se calma se vuelve receptiva a los verdaderos pensamientos del Espíritu, los cuáles producen paz. Esta paz es lo único que puede llenar el espacio que antes ocupaban tus “pensamientos personales”, y se refuerza mediante la repetición, tal y como lo hizo anteriormente el conflicto.

Por lo tanto, no hacer nada, no interactuar cuando se percibe que el problema está “afuera”, es lo único que puede devolverle a tu mente la cordura y mostrarle que ciertamente no había nada que resolver, puesto que cuando la mente ha vuelto a su estado natural de paz, el problema simplemente se ha desvanecido.

Cuando permites que pase el tiempo y no reaccionas, cuando simplemente observas la situación y te das cuenta de que no puede ser real porque lo que sientes no es paz, otro mecanismo se pone en marcha. Un mecanismo nuevo, con una nueva visión y con la capacidad de modificar todo ese sistema mental automático e inconsciente que se repite cíclicamente. En la medida en que el Espíritu es quien está al mando de tu mente de forma constante, la invulnerabilidad que antes veías tan alejada de ti comienza a ser un hecho, y al dejar de lado los pensamientos con los que antes atacabas a todos y a todo… recuerdas que eres inocente.

Via http://www.liberatuser.es


Soy causa en mi vida aprendiendo de los efectos.
Esta es la realidad de la que puedo responder.