Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: La mediumnidad....  (Leído 4183 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

roby

  • Visitante
La mediumnidad....
« : noviembre 17, 2008, 11:17:50 am »
La mediumnidad

La mediumnidad es una facultad existente en los hombres, por medio de la cual los Espíritus
desencarnados pueden comunicarse con los Espíritus encarnados.
Desde que existen hombres, existen Espíritus; y si éstos han podido comunicarse, lo han de haber hecho en todos los tiempos. Las religiones y la Historia así lo confirman.
La mediumnidad, conocida también como talento, carisma o dones del Espíritu Santo, es una
facultad independiente de las condiciones morales del individuo; se la encuentra en los más dignos como en los indignos, no sucede lo mismo con la preferencia que dan los buenos Espíritus a los médiums.
La mediumnidad, conforme la define Allan Kardec, depende de una organización física más o
menos apropiada para manifestarse.

Y los mediums

Las personas que demuestran su facultad en forma ostensible donde se percibe nítidamente el fenómeno insólito, algo que les domina la mente, la voluntad o padecen
de perturbaciones psíquicas, son seres necesitados de un desarrollo mediúmnico disciplinado y bajo supervisión de personas experimentadas.
¿Cuál es la primera obligación del médium?
La primera obligación es evangelizarse, incluso antes de entregarse a las grandes tareas doctrinarias, pues de otro modo podría estropearse con el personalismo en perjuicio de su tarea.
¿Qué factores actúan contra el médium?
El primer enemigo del médium reside dentro de sí mismo; frecuentemente es el personalismo, la ambición o la rebeldía en el voluntario desconocimiento de sus deberes a la
luz del Evangelio. Factores de inferioridad moral que no es raro aparezcan, lo conducen a la falta de vigilancia, a la liviandad y a la confusión en sus propósitos.
Uno de los mayores problemas de la mediumnidad es la obsesión, es decir la influencia
perniciosa de un Espíritu sobre el médium.

¿Somos mediums?

Cuando contaba aproximadamente con cuatro años y medio de edad, cierto día por
la mañana, mientras jugaba en la sala de entrada de mi casa, se me apareció una señora
que me pidió que llamase a mi madre (Anna), que estaba en la cocina, puesto que deseaba hablarle. Me dijo que se llamaba Maria Senhorinha. Acto seguido llamé a mi madre y le informé al respecto. Ella acudió apurada y sin ver a nadie me reclamó, porque estaba muy ocupada, regresando a sus quehaceres domésticos. La señora, que permanecía en el mismo lugar, me repitió: «Llame a Anna y dígale que es Maria Senhorinha. Di (como era llamando en casa), yo soy su abuela». Como yo no conocía a ninguno de mis abuelos, ya que todos desencarnaron antes que yo naciera, no experimenté ninguna emoción, volviendo a llamar a mi madre con insistencia, quien vino a atenderme algo contrariada.
Le narré lo sucedido y ella se quedó sorprendida, al verificar que yo sabía el nombre de mi abuela, que nunca lo había mencionado, puesto que al nacer, su madre falleció víctima de fiebre puerperal, quedando huérfana y criada por una hermana mayor.
Viéndome que estaba pálido y algo agitado, me llevó a la casa de mi tía Edwiges, quien la crió y le explicó lo ocurrido.
Mi tía me preguntó a cerca de lo sucedido y le repetí conforme los hechos. Ella me interrogó:
¿Dónde se encuentra esa señora?
Se quedó allá en casa respondí.
En ese momento la vi llegando, entonces lo informé. Mi tía me pidió que la describiera, lo
cual hice con un lenguaje infantil, llamándome la atención algo que tenía en el cuello del vestido: un broche.
Ante lo ocurrido, mi tía confirmó: ¡Anna, es mamá! Ese camafeo fui yo quien se lo colocó
en la indumentaria antes de ser sepultada.
A partir de ese momento, continuaron los fenómenos mediúmnicos hasta el día de hoy.
Los Médiums
La palabra médium viene del latín médium, medio, e indica precisamente el medio o puente
por el cual los Espíritus pueden comunicarse con los hombres.
Todos somos médiums porque percibimos en mayor o menor grado la influencia de los
Espíritus y porque transmitimos hacia el ambiente de la materia los más variados influjos de nuestro Espíritu, influenciando a los otros con nuestros pensamientos, actos y sentimientos.

1. Divaldo, si todos somos médiums, ¿a quién se debe aplicar el término «médium»?
En el sentido más profundo de la palabra médium, aunque todos poseen rudimentos de la
facultad mediúmnica, genéricamente así denominamos a las personas portadoras de expresiones ostensivas, que tienen facilidad para comunicarse con los Espíritus,
manteniendo un constante y continuo contacto con los mismos.
2. ¿Qué debemos hacer si detectamos la mediumnidad ostensiva en nosotros?
Debemos buscar inmediatamente conocer esta facultad, estudiando El Libro de los Médiums, de Allan Kardec, naturalmente después de haber tomado conocimiento de la
Doctrina Espírita a través de El Libro de los Espíritus.
A medida que cada quien tome conciencia de las responsabilidades que le pesan sobre los hombros y del compromiso asumido con los Mentores Espirituales, debe dar inicio a la educación de la mediumnidad, participando de reuniones serias en organizaciones equipadas con los recursos necesarios.
3. En el caso de que no sintamos ningún tipo de manifestación espiritual, ¿algún día podrá
aparecer dicha manifestación?
La mediumnidad, como lo definió el preclaro Codificador Allan Kardec «es una cierta predisposición orgánica», lo que equivale a decir que existen en el individuo órganos
capaces de decodificar los contenidos provenientes de la interferencia de los Espíritus en nuestras existencias. Puede manifestarse en cualquier período de la jornada física, siendo
de preferencia, en la infancia.
4. ¿Cuál es el camino que debe seguir todo médium?
Después de tener conciencia de las responsabilidades pertinentes, mediante el estudio y la reflexión de las lecciones edificantes del Espiritismo, mantener un comportamiento de acuerdo con el pensamiento espírita, de forma que se transforme en ejemplo dignificante, abrazando los valores morales y vivenciando la humildad, la pureza de sentimientos y el trabajo de dedicación al prójimo, encarnado y desencarnado.
5. ¿Cómo el médium es preparado en el mundo espiritual antes de reencarnar?
Cuando se trata de médiums trabajadores del Bien, antes de la reencarnación reciben directrices y orientaciones de seguridad para el buen ejercicio de la facultad.
Cuando se trata de médiums misioneros, en número más reducido, además del concurso de los Bienhechores Espirituales, son sometidos a un entrenamiento específico, recibiendo «baños» magnéticos en las áreas especiales del cerebro y de otros núcleos (chakras), con el fin de tener facilitadas las posibilidades de comunicaciones espirituales.
6. ¿Cuándo el médium puede publicar el contenido de los mensajes?
Cuando haya obtenido la suficiente experiencia, con una buena hoja de servicios prestados a la Causa, destituido de la vanidad de exhibir lo que no es de su procedencia, evitando los nombres de Entidades veneradas, presentando los mensajes a personas serias y conocedoras del Espiritismo, para la crítica saludable, y siendo portadoras de contenidos edificantes.
Es siempre un buen criterio esperar a que madure la facultad mediúmnica, mediante el ejercicio cuidadoso y entrenamiento continuo, sin dejar jamás de vigilar y orar.
7. ¿Cuál sería su consejo para los médiums?
Aunque no me sienta idóneo para dar consejos a los compañeros de mediumnidad,
sugeriría que fuese mantenida la fidelidad doctrinaria al Espiritismo, evitando los modismos perturbadores, las discusiones estériles, el campeonato de la exhibición y de las disputas por lugares de destaque, la competitividad a través de la maledicencia con relación a los demás, nunca olvidando la simplicidad en el tratamiento con las demás personas. De la misma forma, conducirse de manera que los nobles Espíritus encuentren facilidad para las comunicaciones, enriqueciéndolo de bendiciones de paz y buen ánimo para las luchas iluminativas.
Cuando sea atacado, jamás defenderse, no discutir con nadie, manteniéndose coherente con las enseñanzas de la Doctrina abrazada. Serán las experiencias personales que equiparán a los médiums para una mejor y más feliz vivencia de su facultad, ejerciéndola al servicio de Jesús.

madeleine

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 709
  • lo siento, perdoname, gracias, TE AMO
Re:La mediumnidad....
« Respuesta #1 : septiembre 30, 2012, 02:39:25 am »
que fue de roby??? robiiii vuelveee  :TFR19: