Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: historias para reflexionar[MUCHAS NUEVAS HISTORIAS]  (Leído 2049 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

lightblue

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 99
historias para reflexionar[MUCHAS NUEVAS HISTORIAS]
« : febrero 28, 2010, 09:38:34 am »
Queridos Amig@s
Estas Historias nos invitan - con una enorme simpleza - a despertar la
riqueza interior de cada uno y nos ayudan a centrarnos, a hacer silencio
y a reflexionar en los momentos que vivimos.
Ellas recogen la riqueza de tantos sabios y maestros que han querido
registrar y compartir con nosotros sus iluminadas palabras
en expresión de su amor.

 

¿BUENA SUERTE?,¿MALA SUERTE

Una historia china habla de un anciano labrador que tenía un viejo caballo para
cultivar sus campos. Un día el caballo escapó hacia las montañas.
Cuando los vecinos del anciano se acercaron para condolecerse con él y
lamentar su desgracia el labrador expresó:
¿Buena suerte?, ¿Mala suerte?, ¿Quién sabe?...

Una semana después el caballo volvió de las montañas trayendo una
manada de caballos salvajes. Entonces los vecinos felicitaron al labrador por
su buena suerte. Este les respondió: ¿Buena suerte?, ¿Mala suerte?, ¿Quién sabe?...

Cuando el hijo del labrador intentó domar uno de aquellos caballos salvajes,
cayó y se rompió una pierna. Todo el mundo consideró ésto como una desgracia.
No así el labrador, quien se limitó a decir:
¿Buena suerte?, ¿Mala suerte?, ¿Quién sabe?...

Una semana mas tarde, el ejército entró en el pueblo y fueron reclutados
todos los jóvenes que se encontraban en buenas condiciones.
Cuando vieron al hijo del Labrador con la pierna rota, lo dejaron tranquilo.
¿Había sido Buena suerte?, ¿Mala suerte?, ¿Quién sabe?...

El sabio labrador solo expresó: Todo lo que a primera vista parece un
contratiempo puede ser realmente benigno.

Así, pues será postura sabia que dejemos a Dios decidir lo que es buena o
mala suerte, y le agradezcamos que todas las cosas se conviertan en bien.


¿A QUIEN LLEVAS EN TUS HOMBROS?

Dos monjes que regresaban a su templo llegaron a un arroyo donde
encontraron a una hermosa mujer que no se atrevía a cruzarlo, temerosa
porque el arroyo había crecido y la corriente era fuerte.

Uno de los monjes, el mayor, casi sin detenerse, la alzó en sus brazos y
la llevó hasta la otra orilla. La mujer le agradeció, ya que su hijo estaba
gravemente enfermo y ella necesitaba cruzar ese arroyo para verlo,
y los hombres siguieron su camino.

Después de recorrer tres días el otro monje, el joven, sin poder contenerse
más, exclamó: "¿ Cómo pudiste hacer eso, tomar una mujer en tus brazos ?...
Conoces bien las reglas..." y otras cosas por el estilo.

Respondió el monje cuestionado con una sonrisa:
" Es posible que haya cometido alguna falta, pero esa mujer necesitaba
cruzar ese arroyo para ver a su hijo. Yo solo crucé a la mujer y
la dejé en la otra orilla.

"¿Pero qué te pasa a vos, que ya pasaron tres días del episodio y aún
la llevas a cuestas?". Yo la dejé del otro lado del arroyo.

PARA REFLEXIONAR

Dos amigas se encontraban tomando un café y una le comenta en tono de queja a la otra:
-"Mi mamá me llama mucho por teléfono para pedirme que vaya a platicar con ella.
Yo voy poco y en ocasiones siento que me molesta su forma de ser.
Ya sabes como son los viejos: cuentan las mismas cosas una y otra vez.
Además, nunca me faltan compromisos: que el trabajo, que los niños, que los amigos...

-"Yo en cambio..." - le dijo su compañera - "...platico mucho con mi mamá.
Cada vez que estoy triste, voy con ella; Cuando me siento sola, cuando tengo un
problema y necesito fortaleza, acudo a ella y me siento mejor.

-"Caramba..." se apenó la otra ... Eres mejor que yo.
-"No lo creas, soy igual que tú" respondió la amiga con tristeza,...

Visito a mi mamá en el cementerio. Murió hace tiempo, pero mientras estuvo
conmigo, tampoco yo iba a platicar con ella y pensaba lo mismo que tú.
No sabes cuanta falta me hace su presencia, cuanto la echo de menos y cuanto la
busco ahora que ha partido. Si de algo te sirve mi experiencia, platica con tu
mamá hoy que todavía la tienes, valora su presencia resaltando sus virtudes
que seguro las tiene y trata de hacer a un lado sus errores que de una forma
u otra ya forman parte de su ser.

No esperes a que este en un panteón, porque ahí la reflexión duele hasta el
fondo del alma, porque entiendes que ya nunca podrás hacer lo que dejaste
pendiente, será un hueco que nunca podrás llenar.
"No permitas que te pase lo que me pasó a mi".

En el automóvil, iba pensando la muchacha en las palabras de su amiga.
Cuando llegó a la oficina, dijo a su secretaria:
-"Comuníqueme por favor con mi mamá, no me pase mas llamadas y tambien
modifique mi agenda porque es muy probable que este día, se lo dedique a ella!!!"

Desafortunadamente no siempre estamos devaluando el cariño o la amistad
que otras personas nos ofrecen y en ocasiones lo perdemos miserablemente
porque no sabíamos que tan importante era hasta que ya no nos pertenece.
Haz una retrospectiva de tu vida y dale la dimensión correcta a las personas
que ahora te rodean, probablemente sea tu última oportunidad.



Gifs Animados Estrellas (2)


VER PARA CREER

Estaban un astronauta y un neurocirujano muy reconocido, discutiendo sobre
la existencia de Dios.
El Astronauta dijo: Tengo una convicción, No creo en Dios. He ido al espacio varias
veces y nunca he visto ni siquiera un ángel.

El Neurocirujano se sorprendió, pero disimuló. Luego de pensar unos instantes,
comentó: Bueno, he operado muchos cerebros y nunca he visto un pensamiento.


CADA UNO ELIGE

Un joven ya no daba más con sus problemas. Cayó de rodillas y rezando, dijo:
“Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada”.

Dios, como siempre, acudió y le contestó: “Hijo mío, si no puedes llevar el
peso de tu cruz, guárdala dentro de esa habitación, después abre esa puerta
y escoge la cruz que tu quieres”.

El joven suspiró aliviado. “Gracias señor”, dijo, e hizo lo que le había dicho.
Al entrar, vió muchas cruces, algunas tan grandes que no podía ver la parte
de arriba. Al fondo, vió una pequeña apoyada en un extremo de la pared.
“Señor”, susurró, “Quisiera esa que está allá”, dijo señalando.
Y Dios le contestó: “Hijo mío, esa es la cruz que acabas de dejar”.


SER HUMILDE

Caminaba con mi padre cuando él se detuvo en una curva y después de un pequeño
silencio me preguntó: -Además del cantar de los pájaros, ¿Escuchas alguna
cosa más?... – Agudicé mi oído y algunos segundos después le respondí:
Estoy escuchando el ruido de una carreta.
Eso es- dijo mi padre-. Es una carreta vacía.
Pregunté a mi padre: ¿Cómo sabes que es una carreta vacía, si aún no la vemos?

Entonces mi padre respondió: Es muy fácil saber cuando una carreta está vacía,
por causa del ruido. Cuanto más vacía la carreta mayor es el ruido que hace.

Me convertí en adulto y hasta hoy cuando veo una persona hablando demasiado,
interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportun@ o violent@,
presumid@ de lo que siente y sintiéndose prepotente, tengo la impresión de
oír la voz de mi padre diciendo:
“Cuando más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.”


CONSECUENCIAS

Un niño acaba de ser descubierto en una mentira. Su padre, comprensivo y moderno,
sabe que no es importante esa mentira sino el concepto moral del mentir.

Por este motivo el padre deja de hacer lo que estaba haciendo, se para frente
al niño y comienza a explicarle en un lenguaje sencillo por qué tiene que decir
siempre la verdad: -Hijo, no importan la consecuencias, las mentiras siempre
traen problemas y acarrean más mentiras.

Cada vez que mientes la confianza de los otros hacia ti se va perdiendo, es como
un vaso que se va trizando, hasta terminar por romperse.
Después, aunque intentes repararlo, nunca quedará igual.

Mientras el padre terminaba su explicación suena el teléfono y el niño, como
una forma de disculparse por el error cometido, dice: -¡Yo voy!
– Y corre a atender. -Es el corredor de seguros, papi.
-¡Ufa!, justo ahora, dile por favor que no estoy.
¿¿¿¿.....????


COMPRAR LA VERDAD

El hombre estaba sorprendido. Pensó que era un nombre de fantasía, pero no pudo
imaginar qué vendían. Entró, se acercó a la señorita que estaba en el primer
mostrador y preguntó:... -Perdón, ¿ésta es la tienda de la verdad?

-Sí señor, ¿Qué tipo de verdad anda buscando: Verdad parcial, verdad relativa,
verdad estadística, verdad completa?

Mmmmmm.... Así que aquí vendían verdad.
Nunca se había imaginado que eso era posible, llegar a un lugar y llevarse
la verdad, era maravilloso.

Verdad completa, contestó el hombre sin dudarlo. “Estoy tan cansado de mentiras
y de falsificaciones” pensó, “No quiero más generalizaciones, No justificaciones,
engaños ni defraudaciones. -Verdad plena – ratificó –
Bien, señor, sígame. La señorita acompañó al cliente a otro sector y señalando
un vendedor de rostro adusto, le dijo: -El señor lo va a atender.

El vendedor se acercó y espero que el hombre hablara. -Vengo a comprar la
Verdad Completa. -Ah, perdón, ¿el señor sabe el precio? -No, cuál es?
– contestó rutinariamente. En realidad, él sabía que estaba dispuesto a pagar
lo que fuera por toda la verdad.

Si usted se la lleva - dijo el vendedor el precio es que nunca más podrá estar en paz.
Un frío corrió por la espalda del hombre, nunca había imaginado que el precio fuera
tan grande. -Gra… gracias, disculpe… - balbuceó.

Se dió vuelta y salió del negocio mirando el piso. Se sintió un poco triste al darse
cuenta de que todavía no estaba preparado para la verdad absoluta, de que
todavía necesitaba algunas mentiras donde encontrar descanso, algunos mitos
e idealizaciones en los cuales refugiarse, algunas justificaciones para no tener
que enfrentarse consigo mismo. “ Quizás más adelante ”, pensó.


EL VUELO DEL HALCON

Un rey recibió 2 pequeños halcones y los entregó al maestro de cerrería como
obsequio para que los entrenara. Pasado unos meses, el maestro le informó al
rey que uno de los halcones estaba perfectamente, pero que al otro no sabía lo
que le sucedía, no había movido de la rama donde lo dejó desde el día que llegó.
El rey mandó a llamar curanderos y sanadores para que vieran al halcón,
pero nadie pudo hacerlo volar.
Al día siguiente el monarca decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una
recompensa a la persona que hiciera volar al halcón.

A la mañana siguiente, vió al halcón volando ágilmente por los jardines.
El rey le dijo a su corte: “Traedme al autor de este milagro”.
Su corte le llevó a un humilde campesino.
El rey le preguntó: ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste?
¿Eres acaso un mago?...Intimidado el campesino le dijo al rey:

“Fue fácil mi Señor, sólo corté la rama y el halcón voló, se dió cuenta
de que tenía alas y se largó a volar.”


VALORES

Una vez, un hombre desenterró una estatura de mármol de gran belleza. Se la llevó
a un coleccionista que amaba todas las cosas bellas y se la ofreció en venta.
El coleccionista la compró al precio elevado. Y se separaron.
Y cuando el hombre se fue a casa con su dinero pensó y luego se dijo a sí mismo:
“¡Cuánta vida significa este dinero! ¿Cómo puede alguien dar todo esto por una
piedra muerta, esculpida, enterrada en la tierra durante mil años?”

Mientras tanto, el coleccionista completaba la estatua se decía:
“¡Qué hermosa!,¡Cuánta vida!,¡El sueño de una gran alma!
¡Y fresca con el dulce sueño de mil años!
¿Cómo puede alguien dar todo a cambio de dinero muerto y sórdido?”


EL ARBOL DE LOS PROBLEMAS

Un carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja,
acaba de finalizar un duro primer día de trabajo. Las cosas no le salieron
muy bien, su contadora eléctrica se dañó y lo hizo perder una hora de trabajo
y su antiguo camión se negaba a arrancar.
Ofrecí llevarlo a su casa y mientras íbamos en camino permaneció en silencio.
Una vez que llegamos me invitó a conocer a su familia.

Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño
árbol, tocando en las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación:
Su bronceada cara estaba plena de sonrisas.
Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dió un beso a su esposa.
Posteriormente, me acompañó hasta el auto.
Cuando pasamos cerca del árbol sentí curiosidad y le pregunté,
acerca de lo que le había visto hacer un rato antes.

El me contestó: Ese es mi árbol de problemas.
Sé que no puedo evitar tener problemas, pero no pertenecen a la casa,
ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada
noche cuando llego a casa. Luego en la mañana los recojo otra vez.

-Lo divertido es, dijo sonriendo, que cuando salgo en la mañana a recogerlos,
ni remotamente hay tantos como recuerdo haber dejado la noche anterior…


COMPARTAMOS LA LUZ

Hu-Song, filosofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia: "...
Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna
donde no podían ver casi nada .
Pasó algún tiempo, y uno de ellos logró encender una pequeña tea.
Pero la luz que daba era tan escasa que aun así no se podía ver nada.
Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a
que cada uno de los demás prendieran su propia tea y así compartiendo
la llama con todos, la caverna se iluminó".

Uno de los discípulos preguntó a Hu-Song:
¿Qué nos enseña, maestro, este relato?

Y Hu-Song contestó : Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad
si no la compartimos con el prójimo. Y también nos dice que el compartir
nuestra luz no la desvanece, sino que por el contrario la hace crecer.
"El compartir nos enriquece en lugar de hacernos mas pobres".
"Los momentos más felices son aquellos que hemos podido compartir"

Que Dios nos dé siempre la luz para iluminar a todos los que pasen por
nuestro lado. La verdadera amistad es flor, que se siembra con
honestidad, se riega con afecto y crece a la luz de la comprensión.
Si una vela enciende a otra, así pueden llegan a brillar miles de ellas.
De igual modo si iluminas tu corazón con amor, puede que ilumines a otro
corazón, así se pueden llegar iluminar a miles de corazones con amor.


OYE TODOS LOS SONIDOS


..Oye todos los sonidos que puedas detectar a tu alrededor.
¿Puedes oírlos todos? ¿Sonidos altos, sonidos bajos, el sonido de la voz?...
¿Sabes lo que sucede cuando haces eso?
Entras en tus sentidos, y es allí donde está la experiencia.
Allí no hay abstracciones, no hay ideas. Mira lo que estás mirando,
escucha lo que estás escuchando, toca lo que estás tocando,
siente lo que estás sintiendo.

Un famoso gurú se iluminó. Sus discípulos le preguntaban:
"Maestro ¿qué consiguió como resultado de su iluminación?"
El hombre respondió: "Bien, voy a contarles lo que ella me dió:
Cuando como, como; Cuando miro, miro: Cuando escucho, escucho.
Eso fue lo que ella me dió"
Los discípulos replicaron: "¡Pero todo el mundo hace eso!
Y el maestro se rió a carcajadas. "¿Todo el mundo hace eso?
"¡Entonces todo el mundo debe estar iluminado!"...



LAS OPINIONES

Un círculo de intelectuales se había formado alrededor de un maestro.
Él no los había buscado, pero el grupo iba a visitarle cada tarde para meditar.
El sabio casi nunca hablaba. Era uno de esos mentores que consideran que
la enseñanza más elocuente es el silencio y la vibración más pura
y reveladora, la de la quietud.

Los iniciados, en cambio, parloteaban si cesar y se perdían en toda suerte
de opiniones. Unos aseguraban que hay un principio trascendente y otros
lo negaban; unos insistían en que lo único fiable era la experiencia sensorial
y otros en que solo lo era el universo de las ideas; unos señalaban la
necesidad de indagar en la metafísica y otros en las distintas filosofías
de la historia. Todos hablaban, aunque ninguno prestaba atención a los
demás. Solo jugaban con las opiniones, los puntos de vista y las abstracciones.

El sabio era muy paciente. Se preguntaba a qué venían esos hombres si
sólo estaban interesados en sus entretenimientos intelectuales y no tenían
oídos para la genuina enseñanza.

Un día decidió reunirlos y les dijo: -Sois como lavanderas.
-¿Cómo lavanderas? -preguntaron mirándose unos a otros extrañados-,
¿qué queréis decir con eso? -Vosotros sabréis, ya que domináis las
palabras y su interpretación.
-Pues no entendemos qué tenemos que ver nosotros con unas lavanderas.

-Veréis. La lavandera tiene mucha ropa, pero vienen los propietarios de la
misma, se la llevan y se queda sin nada. Así sois vosotros.
Tenéis un montón de opiniones tomadas de libros, escrituras, filósofos...
Mas nada os pertenece. Estáis vacíos. Sois como lavanderas.
Seguid especulando. No ganaréis ni un gramo de sabiduría con ello,
aunque os divertiréis mucho.

Dice el Maestro: Es necesario pasar de la comprensión intelectual a la intuitiva;
de la teoría a la práctica.

 :gracias:
"Triunfadores no son los que ganan, son los que no se rinden"