Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: LA RELAJACION Jospeh Murphy  (Leído 193 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

moni18

  • BELLÍSIMA
  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 6058
  • ¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios
LA RELAJACION Jospeh Murphy
« : junio 22, 2017, 08:10:11 pm »
CAPITULO III: RELAJACIÓN

Libro: "Las ruedas de la Verdad"
Autor: Reverendo Joseph Murphy PH D
Título Original: "The wheels of Truth"
Traducción: Rosario De La Cruz Salcedo


"Estad quietos y sabed que yo soy Dios".
Debemos darnos cuenta de que la causa subyacente en la mayoría de los fracasos de la oración efectiva es el pensamiento confuso y la falta de control emocional.
Lo importante es observar que encontramos la misma ley operativa en la atracción magnética de impulsos de miedo, celos, ira y desesperación (que son responsables de la mayoría de los fracasos y frustraciones en la vida) como encontramos en la inefable emoción de amor que resulta en bien.

Un solo principio, una fuerza idéntica, se encuentra debajo de la realización o el fracaso.

El miedo engendra una tribulación ineludible. Es la manifestación que solo difiere según el estado de ánimo del individuo. Toda enfermedad tiene su origen en la frustración emocional. El hombre es el producto de sus emociones y estados de ánimo.

La tendencia es proyectar la culpa en otro en circunstancias desafortunadas, acentuando la herencia, el ambiente o la falta de oportunidad. Esta actitud de la mente a veces actúa como una hipodérmica temporal para reforzar la moral rezagada, pero no se libera de las causas del sufrimiento y las aflicciones.

El mundo es un espejo que refleja nuestra actitud mental predominante, y que constantemente nos muestra a nosotros mismos. No siempre nos gusta lo que vemos; Tampoco tomamos la iniciativa y procedemos a cambiar el panorama. Si nos entregamos a las tendencias negativas pronto nos encontramos frente a frente con las condiciones de una vibración similar. "Semejante atrae semejante." Este es el perfecto trabajo de la ley inmutable de causa y efecto. Constantemente negamos que todo depende de la causa, y con una ceguera estupenda tratamos de cambiar el efecto. Una racha de celos despertada en nosotros, indudablemente atraerá situaciones que involucren a otras personas celosas, ya sea en la casa, en los negocios o en nuestro mundo social. Muy a menudo oímos a la gente decir que lo que más les disgusta es las personas celosas. Si observamos sus reacciones, descubrimos que la falla está en sí mismas. Lo que pensamos o sentimos encuentra su afinidad en nuestro mundo externo y encuentra su semejanza.

La lección que debemos aprender es: debemos sacar la paja de nuestro propio ojo mediante el auto-estudio y el autoexamen; Finalmente no discerniremos ni siquiera la paja en el ojo de nuestro hermano. Cuando vemos fallas en otros, vamos a mirar dentro de nosotros mismos, porque allí las encontraremos (si miramos de manera imparcial) escondidas en un rincón de nuestros propios pensamientos.

La frustración y un complejo de inferioridad se producen, por regla general, debido a la vanidad frustrada. Si fallamos constantemente y nuestros esfuerzos se encuentran con un muro de piedra, debemos mirar dentro y ver por qué. Puede tener la apariencia de circunstancias importantes. Para afectar un cambio de circunstancias, debe haber un cambio de conciencia, una conciencia dominada por el espíritu del éxito. Para tener éxito debemos tener la confianza del éxito, borrando de la mente todo pensamiento discordante.

Es nuestro estado de ánimo, la intensidad de la fe sostenida que se imprime en la mente subjetiva. La barrera al éxito se da cuando permitimos que nuestro ego personal dibuje un límite alrededor de nuestra conciencia.

También es bueno preguntarnos si simplemente estamos buscando el reconocimiento y el aplauso para nosotros mismos, o estamos sinceramente interesados en lo que estamos tratando por su propio bien.

¿Queremos solamente construir nuestro propio nido, o queremos servir a la humanidad? ¿Queremos ser un Emerson, un Lincoln que amó a la humanidad, o buscamos el auto-engrandecimiento y la gloria personal?

¿Daremos un mensaje duradero de la Verdad, o lo condicionaremos a las multitudes? Si tenemos algo que ofrecer, esto será usado, a menos que nos interpongamos en su camino. Vacilación, titubeo y los llamados altos y bajos mercuriales resultan de la falta de un objetivo o ideal interno. A menudo, una persona dice: "Estoy dando vueltas en círculos". Espera que alguien venga eventualmente y le muestre el camino.

Le falta estabilidad y no sabe que, si sólo se quedase quieto y escuchase la Voz Interior, esta le hablaría y lo guiaría.
"Habla Señor, tu siervo escucha."

En las Escrituras (Génesis, capítulos 1 y 2) se nos da tanto la fórmula como el modo de dar a luz la manifestación viviente de nuestro ideal arquetípico: "Y dijo Dios: Produzca la tierra la criatura viviente según su especie. '. . . 'Y vio Dios que era bueno' ". . .

"Y dijo Dios:" Hagamos al hombre a nuestra propia imagen, según nuestra semejanza ". . . "Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz el aliento de vida y el hombre se convirtió en alma viviente".
"Respirado" o "inhalado". Si esta "respiración" puede crear una manifestación, puede en virtud de su poder, crear otra.

Por lo tanto, prescribimos un ejercicio de respiración rítmica para superar la tensión nerviosa e inducir la relajación.

Al principio, hasta que se convierta en natural, es bueno realizar el ejercicio sentado erecto o acostado sobre una superficie plana. No puede haber resultado en donde hay tensión. El esfuerzo sin esfuerzos es la máxima para todo progreso espiritual que es el requisito previo de todo logro terrenal.

EJERCICIO

(1) Debes mantener el pecho, cuello y cabeza en una línea lo más recta posible.
(2) Luego inhala por las fosas nasales, contando mentalmente seis pulsaciones.
(3) Mantén la respiración durante tres conteos.
(4) Exhala a través de las fosas nasales durante seis conteos.
(5) Mantén los pulmones vacíos durante tres recuentos.
(6) Repite tantas veces como desees, ya que no se siente el más mínimo malestar.


Después de un poco de práctica el ritmo estará perfectamente establecido sin necesidad de contar mentalmente.

Cuando esto se logra, toda la tensión y el esfuerzo desaparecerán y habrá resultados de relajación completa.

Posteriormente puedes realizar este ejercicio con mucha facilidad mientras caminas, cada paso una unidad rítmica de conteo. Sin embargo, al principio, especialmente para quienes viven en la ciudad donde hay interrupción continua por cruces y congestiones de tráfico, es mejor limitar el ejercicio a la postura sentada o acostada.
Además de la reacción física de esta respiración rítmica, hay una respuesta espiritual. Con cada inhalación, puedes impregnar tu subconsciente con cualquier sugerencia que desees. Es importante recordar que las "sugerencias" deben ser practicadas simultáneamente con la inhalación.

Este capítulo está escrito principalmente para principiantes y para aquellos estudiantes que no han aprendido el arte de la relajación y el reposo, que es parecido al sueño. Este último es realmente un dispositivo destinado a inducir el estado auto hipnótico que es más ideal para impresionar el subconsciente. Por ejemplo: si tú estás melancólico o con depresión, al respirar, en voz alta pero suave o mentalmente di "Yo Soy Feliz". Y SIENTELO; sonríe. Este ejercicio puede repetirse veinticuatro, o cien veces en el mismo momento y puede ser repetido tantas veces como quieras.

Cuando aprendemos a respirar rítmicamente, su efecto en el sistema nervioso es tal que toda la tensión se disuelve. Todos sabemos que, desde el punto de vista fisiológico, la respiración diafragmática profunda es muy beneficiosa para promover el bienestar corporal. La sensación de bienestar, que siempre sigue a la respiración profunda, favorece la aceptación de cualquier nueva sugerencia. Durante estos ejercicios de respiración debemos visualizarnos como anhelamos, llenos de vigor y salud. El ritmo regular de la respiración produce un estímulo análogo al que ejerce cada ritmo, como por ejemplo las formas de música o danza que tienen una influencia calmante y relajante. Este ritmo tiende a inmovilizar la atención e inducir la relajación. Muchos estudiantes encuentran que el valor sugerente del ejercicio respiratorio es una gran bendición. Para citar un caso: una anciana que sufrió de asma durante muchos años, se curó por completo con el siguiente ejercicio: se sentó en silencio en su sillón y empezó a respirar lentamente, y con cada inhalación afirmaba en silencio: "Toda la salud ".

Ella mantendría esto de diez a quince minutos por la mañana y por la noche y a veces al mediodía. En dos semanas, estaba completamente curada.

El hombre es un ser rítmico y pulsante.

Nuestros cuerpos están sujetos tanto a las leyes rítmicas como lo es todo lo demás en el universo. Los antiguos decían: "Cada átomo en el espacio baila al ritmo de los dioses". El universo es simplemente una nota o tono en Dios, pero hay un número infinito de tonos o de índices de vibración dentro de lo Único. Todo lo que vemos está vibrando y nada está en absoluto descanso en la naturaleza; sólo Dios o la Esfinge está inmóvil. La naturaleza es el nacimiento o la actividad de Dios, el Uno manifestándose de innumerables maneras. El momento en que las formas aparecen en el mundo, empiezan a cambiar, y de ellas aparecen otras formas, y así sucesivamente hasta el infinito. Las formas son simplemente apariencias; Ellas van y vienen; Y también el cuerpo del hombre está cambiando constantemente.
Hay casi un cambio completo en la química del cuerpo en cuestión de minutos;

Tanto es así que apenas un átomo o electrón que compone tu cuerpo estará presente unos meses después. Todo es vibración, y el cambio constante penetra el universo. Los latidos de tu corazón siguen un cierto ritmo; También lo hace el reflujo y el flujo de la marea. En la respiración, por lo tanto, es importante entrar en el estado mental del ritmo, como el conteo empleado en la música.

Para el individuo que le resulta difícil relajarse e inmovilizar su atención, es bueno aislarse en una habitación donde no habrá perturbación. Es importante que entres en un ritmo hasta que sientas la vibración en todo tu cuerpo.

Ahora mira una luz azul, preferiblemente una lámpara de lectura con un bulbo azul, 3O o 40 vatios, colocado cerca de diez pulgadas de los ojos. Mira directamente la bombilla.

Esto tiene una influencia auto hipnótica e induce la relajación profunda. Cuando los ojos estén cansados, ciérralos, pero no te vayas a dormir. Mantén el control consciente de tus pensamientos. No debe haber sensación de tensión ya que la inmovilización de la atención debe llevarse a cabo con el mínimo esfuerzo voluntario.

Forma un contorno mental claro de tu ideal, de lo que deseas, y entonces siente su realidad. Debe haber una intencionalidad de pensamiento. Acuérdate del hecho de que ahora eres el ser que anhelas ser, o que tienes lo que ansias tener. Piensa en el pensamiento con confianza y expectación. Después de una semana o diez días descontinua el uso de la luz azul, ya que es sólo un adyuvante físico, y no debemos convertirnos en esclavos de objetos físicos de ningún tipo.

Debemos comenzar a inducir el estado feliz y relajado por la imagen mental que tenemos. El fracaso se debe a la falta de fe. La ley NUNCA falla.
¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios.