Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: ORACION Y FUERZA. Joseph Murphy. Capítulo 7libro el Arte de la demostracion.  (Leído 376 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

moni18

  • BELLÍSIMA
  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 6058
  • ¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios
CAPITULO VII ORACIÓN Y FUERZA
Libro: "This is it" El Arte de la Demostración Metafísica
Autor: REVEREND JOSEPH MURPHY, Ph. D.
Traducción: Rosario DE LA CRUZ SALCEDO...



Muchos se hacen esta pregunta, "¿Qué debo hacer después de la oración?" ¿Qué acciones físicas son necesarias? Si escuchas la Voz interior, y subjetivamente escuchas la respuesta, la cual es el sentimiento, "hecho esta", "se ha cumplido"; Entonces literalmente has escuchado la respuesta a tu oración. Una oración es un deseo al cual has accedido.

Cuando hayas fijado, en la conciencia, las cosas que deseas, (puede ser salud, paz, amor, sabiduría o cosas materiales), tu mente subjetiva te obligará a dar todos los pasos necesarios para el cumplimiento de tu sueño o deseo. En realidad, te verás obligado a hacer todo lo que sea necesario para la realización de tu ideal. No le preguntarás a Tom, María ni a nadie más, qué harás o qué vestirás. No, harás todo automáticamente, conducido por tu ser interior. Puedes llamarlo "ser guiado intuitivamente", "guiado divinamente" o cualquier término que desees usar. Es una fuerza obligatoria que, si la escuchas, es la "divinidad que moldea nuestros propósitos".

Después de la meditación o la oración, si todavía te sientes en un dilema, y sientes que debes pedir concejos a los demás sobre lo que debes hacer o dónde debes ir, significa que no has creído. No has fijado la realidad de tu deseo u oración en tu conciencia. Tú sabrás qué hacer, dónde ir y qué preguntas hacer. Cualquier cosa que hagas estará exactamente de acuerdo con el "Patrón en el Monte".

Cuando el hombre asciende al Monte (un alto estado de conciencia) y entra en la alegría que sería suya si su ideal o sueño se hicieran realidad, ha creado un Patrón en el Monte. Aparece la imagen y la imagen del patrón. El ser del hombre, tanto objetivo como subjetivo, hará lo que sea objetivamente necesario para el cumplimiento de su meta divina. Puede buscar un maestro. Si lo hace será lo adecuado. Puede ser llevado a una biblioteca y encontrar el libro que le dará la información deseada. Puede oír una conversación que responderá a su oración.
Estas son las manifestaciones objetivas de las impresiones subjetivas.

“Tengo maneras de las que tú no sabes."... ni tus caminos son mis caminos... Porque como los cielos son más altos que la tierra, así son mis caminos más altos que tus caminos". (Isaías 55: 8-9).

¡Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos! (Romanos 11:33). El hombre disciplinado, el sincero estudiante de la verdad, no pregunta cómo, ni cuándo, ni de qué manera o por qué fuente vendrá su buena fortuna. Cuando aparece el regalo, lo reconoce instintiva e intuitivamente, lo acepta y dice: "Gracias Padre".

"Padre, te doy gracias porque me has oído y sé que siempre me oyes." (Juan 11: 41-42). Muchos oran a Dios y luego les piden a otros que prediquen el futuro para ellos. Si hubieran orado creyendo, sabrían el futuro. Habrían profetizado por sí mismos. Habrían tenido el silencioso conocimiento interior del Alma la conciencia de que es- la sensación de haber tocado "algo" en su interior.

El hombre puede no ser capaz de describir su sentimiento con palabras, ya que es un estado de ánimo subjetivo, que es el lenguaje del Alma, pero sabe que lo sabe. ¿Cómo describir un sentimiento de cuarta dimensión en un lenguaje tridimensional? Cuando lo percibe objetivamente, usa el idioma del rey para describirlo. Esta es la experiencia de todos los que han orado con éxito, ya sea en el campo de batalla, en las calles o en la intimidad de su hogar.

"Id, (no le cuentes a nadie) y haced saber a Juan las cosas que oís y veis” (Mateo 11: 4). Juan es el mundo. Cuando tu oración es contestada objetivamente, la demuestras al mundo y tus sentidos externos confirman la convicción que has entretenido por dentro. Tal persona no consulta a nadie en cuanto al resultado de su deseo. Él sabe por sí mismo cuál es el resultado. Él ha profetizado y siendo el verdadero profeta, no el falso, sabe que "Él nunca fracasa".

Aquellos que consultan a dioses extraños en cuanto a su destino están buscando un signo. En el capítulo doce de Mateo se nos dice: "... no se dará señal, sino la señal del profeta Jonás". Esto se refiere a la eterna trinidad por la cual todas las cosas son creadas: la conciencia, tu ideal y el sentimiento o clavo que se une a él. Los pasos místicos que hay que tomar en toda demostración metafísica incluyen la conciencia deseando, uniéndose con lo deseado y amándolo. Estos pasos cumplirán la Ley y te llevarán a lo más Sagrado de lo Sagrado.
¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios.

Gatuna

  • Visitante
 :gracias: :2vxnon9: