Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: Leyes Hermeticas  (Leído 3715 veces)

Abraxas

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 428
Leyes Hermeticas
« : mayo 06, 2008, 03:20:09 pm »
Hace mucho tiempo ya, y sin saber exactamente cuándo, surgió en Egipto un gran maestro, o maestro entre los maestros al que llamaron "tres veces grande". Considerado un dios entre ellos le dieron el nombre de Tot, al que los griegos terminaron llamando Hermes. Es así como nos ha venido hasta hoy en día su nombre y todo su conocimiento.

Su doctrina se conoce como Doctrina Hermética y se vio reflejada en su libro más importante, El Kybalion. Desde los tiempos más remotos han existido iniciados en ella, aunque se mantuvo en secreto. Así el conocimiento del universo estuvo exclusivamente en manos de unos iniciados o elegidos que estaban preparados para entenderlo.

La base filosófica de estas leyes radica en el dominio de las fuerzas de la mente y en la transmutación de una clase de vibraciones mentales en otras. Hoy en día ya han salido por fin a la luz sus siete leyes primordiales y son utilizadas en numerosas creencias, religiones y sectas.

PRINCIPIO DEL MENTALISMO
Este principio nos dice que todo es mente, el universo el mental. Explica que el "TODO" es lo que es sensible a nuestros sentidos materiales, es espíritu, quien en sí mismo es incognoscible e indefinible, pero que puede ser considerado como una mente infinita, universal y viviente. Explica también que todo el mundo fenomenal o universo es una creación mental del TODO, en cuya mente vivimos y nos movemos, tenemos nuestro ser. Este Principio, al establecer la naturaleza mental del universo, explica fácilmente los varios fenómenos mentales y psíquicos que tanto han preocupado a la humanidad y que sin tal explicación no son comprensibles y, además, desafían toda hipótesis científica.

Este Principio explica la verdadera naturaleza de la energía, de la fuerza y de la materia, y el cómo y el por qué todas están subordinadas al dominio de la mente, cuando pensamos, de nosotros emana una corriente magnética semejante hasta cierto punto a un rayo de luz hasta el alma de las demás personas ejerciendo sobre ellas influencia, aún así los individuos estén separados por largas distancias.

Nosotros, metafísicamente, dividimos los pensamientos en dos clases: positivos y negativos:

Los pensamientos positivos siembran en nuestro subconsciente un semillero maravilloso y esas vibraciones luminosas que salen de nuestro cuerpo mental van a tocar las mentes del prójimo, estimulándolas en el sentido positivo. Es muy importante saber que con la mente gobernamos las células de nuestro cuerpo. El cuerpo físico manifiesta salud, belleza y energía, que es lo que ocurre en nuestro cuerpo mental, como si fuera un espejo.

Los pensamientos negativos, por el contrario, son opacos, de bajas y sombrías tonalidades, afectan adversamente a todos los que los reciben y a quienes los emiten. Contribuyen a rodear al individuo de una atmósfera siniestra, pesada, que entorpece y restringe su evolución ascensional en todo orden, lo vuelve una persona desagradable, antipática, indeseable, da a su fisonomía una expresión amarga que lo afea, aleja de sí los afectos, lo hacen un neurasténico crónico, porque crea lo que llamamos un egregor negativo, un ente con vida, que le pertenece y se hace su inseparable compañero; que trata de tentarlo sembrándole cada vez más pensamientos depresivos que lo van enervando. Esto es, evidentemente, lo que ocurre con este tipo de pensamientos.

Tal como piensas, así eres. El que llena su vida de pensamientos enérgicos, muestra energía en ella. El que nutre su vida de pensamientos generosos, será generoso. El que piensa con valor, manifestará valor. Tanto el valor como el miedo son actitudes mentales. Por eso es que se dice que somos los arquitectos de nuestra propia estructura. La mente crea, tiene el poder creador, allí se manifiesta la Presencia Divina en nosotros, como Inteligencia Creadora. De aquí este axioma metafísico que afirma todo es mente, lo que piensas se manifiesta.

PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA


Este Principio encierra la verdad de que hay siempre una cierta correspondencia entre las leyes y los fenómenos de los varios estados del ser y de la vida, Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba. La comprensión de este Principio da una clave para resolver muchos de los más obscuros problemas y paradojas de los misteriosos secretos de la Naturaleza.

 Hay muchos planos que no conocemos, pero cuando aplicamos esta Ley de Correspondencia a ellos, mucho de lo que de otra manera nos sería incomprensible, se hace claro a nuestra conciencia. Este principio es de aplicación universal en los diversos planos, ya que es una Ley Universal. Los antiguos metafísicos consideraban este Principio como uno de los grandes auxiliares de la mente, por cuyo intermedio se puede descorrer el velo que oculta lo desconocido a nuestra vista.

Esta Ley funciona de una forma tan exacta que nada nos da ni se nos quita sino nos corresponde por derecho de conciencia.  Si nosotros pensamos mal de alguien, estamos sembrando en la mente de ese alguien y en las mentes de muchos, idénticos pensamientos malévolos con respecto a nosotros. Por eso suele decirse que la simpatía o antipatía que se genera entre las personas es mutua. Igualmente sucede con la desconfianza, el miedo, etc., y es que la palabra correspondencia significa exactamente eso: co-responder, es decir, tú mandas y te responden.  Si mandas negativo, negativo te responden; si mandas positivo, en positivo recibes. Si eres inteligente, ya sabes qué te conviene; piensa bien de todo el mundo, habla bien de todo el mundo, actúa bien con todos y recibirás lo mismo a cambio.

LEY DE VIBRACIÓN

La Ley de Vibración es una de las más bellas e interesantes leyes que rigen nuestro universo. Se basa en el enunciado siguiente:   Nada está inmóvil, todo vibra. Este Principio enseña la Verdad de que todo está en perpetuo movimiento y que nada permanece estático; ambas afirmaciones ya están confirmadas por la ciencia moderna.

Explica que las diferentes manifestaciones de la materia, de la mente, de la fuerza y aun del espíritu (que no son otra cosa que diferentes grados vibratorios). Desde el todo hasta la materia más baja están en vibración. Así es como la vibración del espíritu es de una intensidad infinita, tanto que podría considerarse como que está en reposo total. En el otro extremo de la escala, hay formas de materia densísima que, igualmente, parecieran estar en reposo.

Cada persona o cosa posee su determinada rata vibratoria. En el campo espiritual, la vibración se manifiesta en zigzag. Toda materia, obedeciendo a la Ley de Vibración, ejecuta dos movimientos rotatorios: uno, en el cual gira sobre sí misma: atrayendo todo hacia su centro (fuerza centrípeta) y otro, en el cual rota alrededor de algo irradiando hacia fuera, alejándose de su centro (fuerza centrífuga). Nosotros, por Ley de Vibración, atraemos algo o alguien hacia nosotros y, por ello, estamos usando consciente o inconscientemente la energía llamada magnetismo; somos un imán, estamos jalando hacia nosotros, hacia nuestro centro, las vibraciones. Al mismo tiempo, y por la misma Ley de Vibración, también irradiamos desde nosotros hacia fuera.

El pensamiento positivo vibra en alta frecuencia, sus colores son claros, brillantes y luminosos. El pensamiento negativo, en cambio, vibra lentamente y sus colores son opacos.

El hermetismo enseña que el movimiento vibratorio de la luz, el calor, el magnetismo, la cohesión, es el principio de atracción molecular que llamamos comúnmente, amor.

Los estados de ánimo vibran y lanzan sonidos y colores al espacio. Todos los estados mentales son lanzados al exterior a partir del cuerpo que los crea y van golpeando cuerpos afines como lo hacen las vibraciones emitidas por instrumentos musicales y, por ende, estas vibraciones afectan a otras mentes, para bien o para mal.

En cambio, los pensamientos generosos de fraternidad, ideas respecto de Dios y de los Maestros de Sabiduría, nos llevan a vibraciones de un alto nivel y tienen el poder de elevar de plano cualquier vibración negativa, pudiendo curar enfermedades, resolver problemas, etc.

Sentimiento y mente forman el alma, a base de lo que llamamos personalidad. Cada quien adquiere y es una cifra vibratoria y actúa siempre bajo esa ecuación.

La vibración, conocida como emoción estética, es una de las formas más corrientes por medio de las cuales un individuo puede pasar de un estado de conciencia negativo a otro positivo. Esto se produce al ponerse en contacto con la belleza, en cualquiera de sus formas: un bello paisaje, una pintura, una poesía, la bella imagen de una madre y su hijo, etc.

Ya conocemos el Principio de Vibración, ahora debemos aplicarlo para tener siempre una alta vibración y pensamientos bellos y bondadosos.

LEY DE POLARIDAD


Este Principio afirma que  todo tiene su par de opuestos, sus dos polos, como el calor y el frío, el mal y el bien, lo negro y lo blanco. Esta Ley nos hace comprender que son una misma cosa, separada sólo por una cuestión de grados.

Cuando se afirma que toda verdad es relativa, es porque se trata de una verdad a medias, donde nada es definitivo. Cuando aparentemente hay oscuridad, poco a poco penetra la luz y surge la penumbra hasta seguir ascendiendo de grado y llegar a la claridad. De manera tal, que todo es susceptible de ser transformado.

La práctica de este Principio nos da la facilidad de comprender mejor nuestros estados mentales, así como los de los demás.

Para el poder espiritual no hay fronteras; si logras conectar tu mente en la corriente universal de vida, que es Dios actuando como Vida; esta vida será indestructible. Sólo debes evitar cerrarle el paso con miedos, temores, afirmaciones negativas, falta de fe, etc. Tanto el polo positivo, como el negativo, actúan bajo una misma energía: Dios. Todo es de Él, en todo está Él, por eso se le llama EL TODO. Tú tienes libertad para usar esa energía en el polo que elijas, he ahí tu libre albedrío, contra el que nada tiene poder, sólo tú al escoger.

LA LEY DEL RITMO

todo se manifiesta y se presenta en un determinado movimiento de ida y vuelta; un flujo y reflujo, una oscilación de péndulo entre los dos polos, que existen de acuerdo con el principio de polaridad, descrito en clases anteriores. Hay siempre una acción y una reacción, un avance y un retroceso, una ascensión y un descenso.

Esta Ley lo rige todo: soles, mundos, animales, mente, energía, materia. Se manifiesta tanto en la creación como en la destrucción de los mundos, en el progreso como en la decadencia de las naciones, en todas las cosas. También en los estados mentales del ser humano y, respecto de esto último, ya sabemos que es lo más importante.

No se puede anular el Principio o impedir que opere, pero se puede  eludir sus efectos hasta un cierto grado, grado que depende del dominio que de dicha ley tengamos, hay que emplear la ley mental de neutralización. Así es como adeptos e iniciados son capaces de polarizarse en sí mismos, en el punto donde desean quedarse, neutralizando la oscilación rítmica pendular que tendería a arrastrarlos hasta el otro polo.

Todos los que han adquirido cierto grado de dominio sobre sí mismos, ejecutan esto hasta cierto punto, en forma consciente o inconsciente; sin embargo, el Maestro lo efectúa conscientemente y por el solo poder de su voluntad, alcanza un grado tal de estabilidad y firmeza mental casi imposible de concebir por la inmensa masa humana que va y viene en un continuado movimiento ondulatorio, impulsada por el Principio de Ritmo.

Los Maestros herméticos saben que la mente tiene dos aspectos o planos generales de conciencia: uno superior y otro inferior. La Alquimia mental o Transmutación significa elevarse al plano mental superior y permanecer en él para así escapar a la oscilación del péndulo rítmico. En otras palabras, polarizar el sentir y el pensar y llevarlos a la conciencia superior, permaneciendo allí para, de este modo, escapar al "bajón" que se espera cuando el ritmo se manifieste hacia el polo negativo. Como la Ley del Ritmo funciona siempre, debemos saber que se manifestará en el inconsciente, de manera tal, que no nos dañará el consciente, ya que no se verá afectado. Esta es la llamada Ley de Neutralización, algo así como saltar por encima de aquello que viene en contra de nosotros y dejarlo pasar por abajo. Es elevar la conciencia por sobre el nivel inconsciente para no vernos afectados.

Otro hecho importante relativo a esta Ley es la compensación, el equilibro, el balance, por lo que la oscilación en un sentido u otro tendrá, por así decirlo, la misma medida. Así, cuando la oscilación pierde fuerza, la pierde equilibradamente en ambos sentidos. Las mareas, las estaciones del año, todo obedece a esta Ley, es una constante física que el metafísico la hace extensiva a los planos emocional y mental.

LA LEY DE CAUSA Y EFECTO


 todo efecto tiene su causa y toda causa su efecto. Afirma que nada ocurre casualmente y que todo sucede conforme a la Ley.


Reflexionemos sobre la siguiente afirmación que se deriva de la Ley de Causa y Efecto: Toda causa origina un efecto. Este efecto, consecuencia o reacción, se transforma, a su vez, en causa que produce otro efecto y bajo esta Ley se desarrolla y funciona el universo.

Ante esto, obviamente, debemos señalar que la primera causa es Dios y luego, su efecto es la Creación, así sucesivamente, hasta llegar a nosotros mismos con nuestras propias causas y efectos.

Decimos que nuestro universo es causal porque, siendo un efecto, bajo el imperio de esta Ley se vuelve causa de posteriores efectos y es así como concatenadamente se desarrolla la vida, los sucesos y el escenario donde nos movemos. Es bajo esta Ley de Causa y Efecto como se forja nuestra individualidad física, emocional, mental y anímica.

Cuando algo negativo está ocurriendo en nuestras vidas, debemos estudiar la causa que está produciendo dicho efecto, encontrada la raíz del mal, se extirpa y el mal desaparece. Este ejemplo sirve tanto para lo físico, emocional, mental, como para lo social y lo material. Si tus negocios no van bien, si tu provisión no es suficiente, si nadie te quiere, si te sientes infeliz, si tu hogar es un desastre, estudia la causa, arréglala y el efecto desaparecerá.   Ten presente todos los días de tu vida la siguiente afirmación:  Siembra causas positivas y cosecharás efectos positivos.

Las leyes son inmutables, se cumplen inexorablemente, funcionan en todo y dentro del todo. Un examen cuidadoso demostrará que lo que llamamos casualidad, es sólo una expresión concerniente a causas desconocidas, no descubiertas o no buscadas. Nada, ni los juegos de azar, ni la suerte, ni la fortuna, escapan a la Ley. De la posición de los dados, de la fuerza con que se tiran, de la superficie, etc., depende el resultado que arrojen. Lo mismo ocurre con las balotas en una tómbola de la lotería o cualquier otro juego. Si volvieran a repetirse las exactas mismas condiciones, el resultado no variará jamás.

LEY DE GENERACIÓN

Antes de abordar la explicación del último principio hermético hemos de realizar una importante aclaración. No se debe confundir "género" con "sexo", pues este último sólo es una de las manifestaciones físicas del primero. En sí, el término "género" deriva de la raíz latina que significa crear y producir.

la Generación se manifiesta en todo, entrando siempre en acción los Principios Masculino y Femenino de la Creación. Esta es una verdad universal que aspecta no sólo al plano físico, sino también al plano espiritual.

En el mundo físico, este Principio se manifiesta como sexo y en los planos superiores tiene formas más elevadas.

este principio se refiere exclusivamente a un función de generar diversas manifestaciones visibles a través de la unión de los principios femeninos y masculinos en cualquiera de los planos que ya hemos estudiado.

El proceso en sí es el siguiente: el principio femenino utiliza la energía que le envía el principio masculino para realizar una creación, de manera que ninguno de los dos principios es capaz de actuar por si sólo, se necesitan imperiosamente el uno al otro. Si bien es cierto que en la mayoría de las creaciones el principio masculino y el femenino existen por separado, hay también formas de vida que poseen ambas combinándose en un solo organismo.

sin duda a la mayoría de nosotros nos sonarán las ideas de "mente objetiva, mente subjetiva", "consciente y subconsciente", "mente activa, mente pasiva" etc... Es por tanto la existencia de la dualidad mental la manifestación del principio del Género en nuestra mente. De hecho al principio masculino de la mente se le asignan los calificativos de: consciente, activa, objetiva, ... Mientras que a los femeninos se le asignan los calificativos de: subconsciente, pasiva, subjetiva, ... Pero no nos deberíamos quedar en estas simples líneas, así que avanzaremos hacia la raíz de la cuestión.

Todos nosotros disponemos de dos partes muy claras, una es la conciencia del "mi" y otra es la realidad del "yo". En el "mí" se encuentran reflejados todos aquellos pensamientos, ideas, sentimientos, etc. que corresponden al individuo y que puede estar más o menos identificado con ellos viviendo más o menos manejado por esos deseos, recuerdos, etc. Esta parte de nosotros mismos es inmensamente creadora, representa al principio femenino, y es la que nos permite desenvolvernos como personas. Mientras que el "yo" representa el principio masculino porque es una realidad dentro de nosotros mismos que generalmente emite grandes cantidades de energía al "mi" para que este pueda llevar a cabo lo que desea. Aunque hay momentos en los que prefiere ser un simple espectador de los vaivenes del "mi". En este sentido se le suele conocer con el nombre de "SER".

De ahí que se diga que todos somos creadores o dioses en potencia, pues si fuéramos capaces de poner en práctica ambos principios sin duda haríamos "grandes milagros". La mayoría de la gente vive sin usar su principio masculino, es decir, piensa, sienten, intuyen, ... pero no dotan a esas ideas o pensamientos de la energía necesaria para que puedan suceder.

El problema básico radica en que el ser humano vive demasiado tiempo o demasiado identificado con el "mi" y no se da cuenta de que tiene un "yo" o "ser". De manera que se ha polarizado en el principio femenino dejando inerte su principio masculino donde reside la voluntad.

JuanMan

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 22
Re: Leyes Hermeticas
« Respuesta #1 : mayo 06, 2008, 03:39:15 pm »
Al principio de la pelicula el secreto, dicen que, precisamente el secreto era muy codiciado por no sé qué, el chiste es que yo creo que ese SECRETO del que hablan al principio de la pelicula DEBE ser el KYBALION, pues todo coincide...

Lo que más me sorprende, es lo ligado que va:

La LEY DE LA ATRACCION
El KYBALION
Y el libro Conversaciones con Dios...

Siento que en esos tres textos está la respuesta para la prosperidad...
¡¡¡¡Yo Me Amo a Mi Mismo más que a cualquier persona en este Universo!!!!

Evelina

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 39
  • Esto también pasará...
    • Facee !
Re: Leyes Hermeticas
« Respuesta #2 : julio 10, 2009, 03:10:59 pm »
Qué bien, hace mucho que venga hablar del Kybalion. Es más: acá en mi casa lo compraron pero no se donde fue a parar.
Está explicado relativamente fácil (mejor, así lo entiendo); la cosa sería aprenderlo y aplicarlo bien ahora!
Genial este post, aunque haga mas de un año que fue posteado.
 :gracias:

Paz *

Evelina

 :corazón:

El Universo corresponderá a la naturaleza de tu canción...

mixtli

  • Visitante
Re: Leyes Hermeticas
« Respuesta #3 : julio 15, 2009, 09:47:12 am »
 Magnifico Abraxas! que no suelten este tema!

porque para entender El Secreto ya de una forma seria, es importante seguir los conocimientos básicos que sostienen ésta ley.

estoy leyendo algunos post, y es una de las más grandes ausencias de conocimiento.
Los Principios Herméticos.

El Poder de la visualización tiene aún más carácter si de antemano se estudian y se interiorizan con profundidad.

Dejo aqui mi aportación a éste tema en La Paradoja Divina, que simplifica todo el Kybalion.

cito textualemte:

" El sabio a medias, reconociendo la irrealidad relativa del Universo, se imagina que puede desafiar Sus Leyes!
ése no es más que un tonto vano y presuntuoso que se estrellará contra las rocas y será aplastado por los elementos, en razón de su locura.
El verdadero sabio, conociendo la naturaleza del Universo, emplea La Ley contra las leyes: las superiores contra las inferiores, y POR MEDIO DE LA ALQUIMIA transmuta lo que no es deseable, en lo valioso, y de ésta manera triunfa.
La Maestría consiste, no en sueños anormales, visiones o imágenes fantasmagóricas, sino en el sabio empleo de las fuerzas superiores contra las inferiores vibrando en los más elevados.
LA TRANSMUTACION!
(no la negación presuntuosa)
es el arma del Maestro."

realmente revelador.

mi abrazo. :pensando: