Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: ATENCIÓN. Neville  (Leído 161 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

moni18

  • BELLÍSIMA
  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 6367
  • ¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios
ATENCIÓN. Neville
« : octubre 14, 2017, 02:04:02 pm »
ATENCION
 del libro El poder de la conciencia. Neville Goddard. Trad. Laura Arrojo.


El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

Santiago 1:8

La ATENCION ES forzada en proporción a la estrechez de su enfoque, es decir, cuando está obsesionada con una simple idea o sensación. Está estabilizada y poderosamente enfocada por un ajuste tal de la mente que sólo te permite ver una sola cosa, ya que tú enfocas tu atención y aumentas su poder al restringirla. El deseo que se realiza a si mismo siempre es un deseo en el cual la atención esta exclusivamente concentrada, ya que una idea es dotada con poder solo en proporción al grado de atención fijada en ella. La observación concentrada es la actitud atenta dirigida desde algún fin específico. La actitud atenta involucra selección, ya que cuando prestas atención, significa que has decidido enfocar tu atención en un objeto o estado en vez de en otro.

Por lo tanto, cuando sabes lo que quieres, debes deliberadamente enfocar tu atención en el sentimiento de tu deseo cumplido hasta que ese sentimiento llene tu mente y empuje todas las otras ideas afuera de tu conciencia.

El poder de la atención es la medida de tu fuerza interna.

La observación concentrada de una cosa expulsa hacia afuera todas las otras cosas y causas para que desaparezcan.

El gran secreto del éxito es enfocar la atención en el sentimiento del deseo cumplido sin permitir ninguna distracción. Todo progreso depende del incremento de la atención. Las ideas que te incitan a actuar son aquellas que dominan tu conciencia, aquellas que poseen tu atención. [La idea que excluye todas las otras del campo de tu atención dispara en la acción.]



Esta sola cosa hago, olvidando aquellas cosas que quedaron atrás, yo marcho hacia la meta. [Aprox. Filipenses 3:13,14]

Esto se refiere a ti, esta única cosa que puedes hacer, “olvidando aquellas cosas que quedaron atrás”. Tú puedes marchar hacia la meta de llenar tu mente con el sentimiento del deseo cumplido.

Para el hombre no iluminado, esto parecerá ser todo una fantasía, aun así, todo progreso viene de aquellos que no toman lo visiblemente aceptado, ni aceptan el mundo como es. Como lo que ya establecí anteriormente, si puedes imaginar lo que te plazca, y si las formas de tus pensamientos son tan vívidas como las formas de la naturaleza, tú eres, por virtud del poder de tu imaginación, amo de tu destino.

Tu imaginación es tu mismo ser, y el mundo como tu imaginación lo ve, es el mundo real.

Cuando te comprometes a dominar los movimientos de tu atención, lo que debe lograrse a fin de poder alterar con éxito el curso de los eventos observados, es en ese momento en que te darás cuenta qué pequeño control has ejercitado sobre tu imaginación y cuánto es dominada por las impresiones sensoriales, y cómo es llevada por la marea de humores inútiles.

Para ayudar a dominar el control de tu atención, practica este ejercicio:

Noche tras noche, antes de que caigas en el sueño, has el esfuerzo de sostener tu atención en las actividades del día en orden reverso. Enfoca tu atención en la última cosa que hiciste, eso sería recostarse en la cama, y luego retrocede hacia atrás en el tiempo viendo todos los acontecimientos hasta que llegues al primer evento del día, salir de la cama. Este no es un ejercicio fácil, pero así como ciertos ejercicios ayudan a desarrollar ciertos músculos, esto ayudará en gran manera a desarrollar el “musculo” de tu atención.

Tu atención debe ser desarrollada, controlada, y concentrada para que puedas cambiar el concepto de ti mismo con éxito y por lo tanto, cambiar tu futuro.

La imaginación es capaz de hacer todo, pero sólo acorde a la dirección interna de tu atención.

Si persistes noche tras noche, tarde o temprano despertarás en ti un centro de poder y te harás consciente de tu Gran Ser, el verdadero tú.

La atención se desarrolla por repetición de ejercicio o hábito.

A través del hábito, las acciones se facilitan, y así, en el transcurso del tiempo, da lugar a una habilidad o facultad, que luego podrá utilizarse para usos importantes.

Cuando obtienes control de la dirección interna de tu atención, ya no estarás parado en aguas poco profundas, sino que te lanzarás a la profundidad de la vida.

Caminarás en la asunción del deseo cumplido en un cimiento más sólido que la tierra misma.



¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios.