Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: FE. Neville Goddard.  (Leído 184 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

moni18

  • BELLÍSIMA
  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 6367
  • ¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios
FE. Neville Goddard.
« : noviembre 10, 2017, 08:13:50 am »
FE (Neville - 22 de julio de 1968)




La Biblia define la fe como "la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve." (Hebreos 11:1, Versión Reina-Valera)

Lo que se ve está hecho de cosas que no aparecen. La fe no da realidad a las cosas que no se ven. Es la fidelidad a la realidad lo que hace aparecer las cosas. ¿Puedo ver los hechos que el mundo ve y todavía creer en el estado no visto? Si puedo permanecer fiel al estado no visto, de alguna manera obtendré confirmación de él.

Juan 14:1-3: “… creéis en Dios, creed también en mí.” “En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, yo os lo hubiera dicho. Voy a preparar un lugar para vosotros.” “Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os recibiré en mí; para que donde yo estoy, vosotros estéis también.” Este no es Jesucristo hablando a un discípulo en el exterior; sino soy yo hablándome a mí mismo. Si todas las cosas son hechas por Dios, y sin Él no se hace nada de lo que se hace (Juan 1:3), entonces ¿dónde está Dios? ¡En mi imaginación!

Tú no estás llamado a hacer las cosas. Todas las cosas ya son. Toda la creación entera está ya terminada; yo sólo estoy volviéndome consciente de ello. Cualquier estado que yo pueda imaginar se puede ocupar. Todo está terminado, y todo lo que hago es adaptarme a ello y "sentirme" ahí hasta que se vuelve natural.

Tú no le das realidad a la que no se ve; es la fidelidad a la realidad no vista lo que le da objetividad. Tú puedes revisar el pasado.

Nosotros, tú y yo, estamos aquí, nacidos por la gracia de Dios, y sin embargo nos atrevemos a poner límite al poder de Dios. Nuestro "pecado" es nuestra duda de Dios.

“Algunos hombres ven las cosas como son y dicen: ¿Por qué? Yo sueño las cosas que nunca fueron y digo: ¿Por qué no?” (George Bernard Shaw). El senador Ted Kennedy utilizó esta cita en su elogio del senador Robert F. Kennedy sin dar crédito al autor; sin embargo, el senador Robert F. Kennedy era conocido por citarla muchas veces, dando crédito a George Bernard Shaw. Yo sé que debo ser lo que soy en la imaginación. Así que no trates este principio a la ligera. Tú verdaderamente te mueves a estados mentalmente, conscientemente o inconscientemente.

Un puente de incidentes se desarrollará, sobre el cual pasarás hasta que el [estado se cumpla] como pura imaginación en nosotros, y que Él obra en lo más profundo de nuestra alma, subyacente a todas nuestras facultades, incluyendo la percepción; pero Él fluye a la mente superficial menos disfrazado en forma de fantasía creativa, como un sueño despierto – igual que un simple sueño despierto.

Pienso en alguien que está quizás a miles de kilómetros. Bien, ese acto – ese acto perceptivo, no visto por nadie, eso era Dios en acción. Bueno, ¿puedo creer en la realidad de ese acto? ¿Puedo representármelo como me gustaría verlo en carne? ¿Puedo verlo exitoso? ¿Puedo verlo, bueno, como yo quiero verlo, y creer en la realidad de ese estado no visto? Si puedo permanecer fiel a esa realidad no vista, tendré la confirmación de que él es el ser que yo estoy asumiendo que es. Alguien me escribirá o tal vez me lo encontraré en carne; pero de alguna manera obtendré confirmación de lo que yo pienso que veo en él o deseo ver en él, y me convenzo a mí mismo de que lo veo en él, [eso] llegará a pasar.

Ahora, un día, al leer el capítulo 14 del libro de Juan, habiéndose dicho que Cristo está en mí, y aquí está el Cristo ahora hablando a los discípulos, (bueno, si él está en mí, ¿qué está tratando de decirme? Él está hablando a los discípulos) … él dijo: “Creeis en Dios, creed en mí también. En la casa de mi Padre hay muchas moradas. Si no fuera así, ¿os lo habría dicho? ¿Os habría dicho que voy a preparar un lugar para vosotros? Y cuando vaya, vendré otra vez y os recibiré en mí; para que donde yo estoy, vosotros estéis también.” (Juan 14:1-3) Bueno, vino a mí cuando yo lo leí, desde alguna peculiar profundidad intuitiva, que no estoy hablando a un discípulo (algo en el exterior). ¡Me estoy hablando a mí mismo! Toda esta conversación es algo dentro de mí. Tomo el cuerpo llamado Neville – esta cosa visible que es débil, limitada y frágil, y le estoy hablando a él. Tú no puedes ir; tú eres limitado. Se necesitará tiempo para llegar ahí, se necesitará dinero para llegar ahí. Tal vez no puedes permitirte el tiempo o el dinero.

Pero se me necesitará a mí – si yo soy Imaginación – para ir a cualquier lugar de este mundo sin dinero, y no necesito tiempo. Puedo sentarme en una silla y poner mi cuerpo, pesado como es, en una silla o en una cama; y si yo soy todo imaginación, y Dios está en el hombre como la maravillosa imaginación humana, entonces puedo estar en cualquier lugar en este mundo que yo desee. Así, que puedo ir y preparar un lugar. Así que lo intenté. Intenté asumir que estoy donde la razón lo negaría, mis sentidos lo negarían; pero permanecí en ese estado hasta que me pareció natural. Bueno, entonces, fui allí. Y, luego, abrí los ojos al mundo que yo había desconectado, y fue un shock encontrarme de nuevo en la silla. Bueno, si lo analizo, parece estúpido. Lo que hice – parecía real mientras lo hacía; y luego un segundo después, aquí estoy en mi silla, y todo lo que veo en mi habitación niega que hice algo que el mundo llamaría real. ¡Pero lo hice! Y, luego, en un futuro no lejano, me vi obligado a atravesar por una serie de acontecimientos que llevaron al cumplimiento de ese estado.

Ahora, yo lo hice en una noche muy fría de invierno en Nueva York. Yo había sacado mi primer libro, llamado “Tu fe es tu fortuna”, en el mes de Febrero de 1941. Hacía tanto frío – doce o catorce pulgadas de nieve en el suelo – y yo esperaba en esos días simplemente una ofrenda voluntaria por parte de los que venían. Y muchos venían sólo por contactos. No les importaba lo que yo tenía que decir. Ellos venían a conocer gente, y saldrían para sus charlas de café y todas estas cosas después de la reunión. No me importaba. Era una casa llena – más de mil personas – en una pequeña iglesia antigua al lado de Times Square. Yo esperaba esa noche, cuando saqué mi libro “Tu fe es tu fortuna”, que habrían los mil asistentes habituales, y esa noche debido al tiempo no podían pasar por la nieve; creo que tuvimos unas ciento cincuenta personas, y tuve una cierta decepción personal, porque era mi primer esfuerzo en sacar un libro. Así que yo tenía mis libros allí y vinieron solamente unos ciento cincuenta, no dispuestos a comprar el libro; así que empaquetamos al final de la charla.

Cuando me fui a casa esa noche la nieve estaba, como digo, doce o catorce pulgadas sobre el suelo, y hacía frío. Cuando me metí en mi cama, hice esto casi distraídamente, pero lo hice, y sabía exactamente lo que hacía. Barbados, donde yo nací, es una pequeña isla tropical en las Indias Occidentales; y yo asumí que estaba efectivamente en mi cama en casa de mi madre que yo conocía y amaba tanto. Y para demostrar que yo estaba efectivamente allí, simplemente me imaginé el mundo respecto a esa posición. Vi el mundo – no desde mi lugar en Nueva York, lo vi desde Barbados. Así que, mentalmente ví el mundo como lo vería si yo estuviera en Barbados. Pensé en mi lugar en Nueva York, y lo vi a dos mil millas al norte de mí. Pensé en otros lugares, y estaban todos respecto a donde yo estoy asumiendo que estoy, y me quedé dormido en esa asunción. Cuando me desperté a la mañana siguiente, la nieve estaba aún más alta, y yo no estoy en Barbados, ¡estoy en Nueva York!

Bueno, el tiempo pasó. La guerra en Europa había comenzado. Inglaterra estaba en guerra. Ningún barco estaba surcando el Atlántico. Se iban abajo más rápido de lo que podían construirlos, y nosotros estábamos casi en guerra; y luego vino el mes de Agosto, y recibí un telegrama de mi familia diciendo: "No te lo dijimos, porque sabíamos que no podías venir a Barbados. No hay ningún barco," (y ciertamente en aquellos días no había aviones) y decían: "Madre se está muriendo. Ella se ha estado muriendo desde hace dos años, pero ahora, esto es todo, y si quieres verla en este mundo por última vez, tienes que venir ahora; quiero decir ahora." Recibí ese telegrama por la mañana, y mi esposa y yo zarpamos la noche siguiente misma.

Un barco se iba a media noche, el "Argentina", y zarpamos a finales de Agosto para Barbados. Y allí iba yo hacia Barbados, el último lugar en el mundo al que tenía intención de ir. De hecho, habíamos planeado ir a Maine para unas vacaciones. Íbamos a cerrar ese mes e ir a Maine durante cinco o seis semanas, y luego volver para reabrir algún tiempo en Octubre. Pero todos los planes fueron cambiados para cumplir lo que yo había hecho en un mal momento debido a la decepción.

Pero me enseñó una lección: no usar esta ley ociosamente; no usarla para escapar, sino usarla deliberadamente, porque no puedes escapar de ella. Una serie de acontecimientos se moldearán, a través de los cuales caminarás, llevando al cumplimiento de ese estado. Y así que aquí me pongo yo, sólo para escapar del frío y la decepción de la tarde, de todos los lugares en Barbados. Luego algo sucede, y me veo obligado a hacer el viaje, al último lugar en el mundo que teníamos la intención de ir. Y zarpamos a media noche, y llegamos allí cuatro días y medio después en este barco "Argentina". (Era un barco americano, pero se llamaba el "Argentina".) Madre muere, como todos decían, y yo regresé a los Estados Unidos con el conocimiento de lo que yo había hecho y comencé a enseñarlo. Y de esa audiencia, yo diría, unos mil, comenzaron todos a aplicarlo, con tremendo éxito. Entonces, ¿dónde está Dios?

Si "todas las cosas [fueron] hechas por él, y sin él no [fue] hecho nada de lo que está hecho" (Juan 1:3) entonces, ¿dónde está él? Yo sabía exactamente lo que hice, y sé lo que pasó. Bueno, si puedo rastrear lo que pasó hasta una causa invisible (lo que yo hice) y repetirlo, y contar esa historia a los demás, que pueden tomarlo e intentar de repetirlo, bueno entonces, he encontrado la causalidad. Y si todas las causas surgen de Dios, entonces yo lo he encontrado. Lo he encontrado a Él como mi propia maravillosa imaginación humana. Eso es Dios. No hay una cosa en este mundo que no fuera primero imaginada. Ahora bien, aquí tú no eres llamados a hacer la cosa. Las cosas son. Todas las cosas en el mundo son. "La eternidad existe, y todas las cosas en la eternidad independientes de la creación, que fue un acto de misericordia." (William Blake) ¡No puedes concebir algo que no sea!

Como resultado de esto en 1941, fue en 1949 cuando di una serie de conferencias en Milwaukee, y el químico jefe de Allis-Chalmers vino a mis reuniones. Hice alguna afirmación utilizando un término que es un término científico, y la palabra era "entropía." Bueno, yo podría haberlo utilizado, no como el científico lo habría utilizado, pero yo tenía mi propio concepto de lo que significaba la palabra y mi definición de ella, y dije que yo puedo cambiar el pasado. Si puedo hacer algo, puedo deshacerlo. Cualquier cosa que pueda crear, puedo descrearla. Cualquier cosa que pueda hacer, puedo deshacerla. Él dijo: "No puedes hacerlo. Pues nosotros usamos la entropía en nuestro laboratorio todos los días, y la entropía significa que el pasado es inalterable; no se puede cambiar. Si el pasado pudiera ser cambiado, yo no sabría lo que estoy haciendo en el laboratorio …" Él dijo: "Todo el día yo recibo pequeñas muestras de agua de todo el mundo, porque nosotros hacemos estas enormes turbinas. Y desde Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica – de todo el mundo – envían muestras, ya que el agua pasa a través de ciertos yacimientos minerales y lleva con ella cualquier cosa que esté en ese mineral, y la aglutina. Tenemos que analizar esa agua y luego plantear una solución, porque hacemos el producto." Y yo le dije: "No me importa lo que digas. Yo sé lo que he hecho. Y tú puedes deshacer el pasado. Tú puedes cambiarlo."

"No se puede hacer."

Yo le dije: "Por lo que a mí respecta, todo el mundo entero está terminado. La creación está terminada, y yo sólo estoy volviéndome consciente de ello. Bueno, yo no necesito limitarme a lo que mis sentidos ven y lo que la razón permite y lo que los sabios me dicen que debo aceptar. Puedo imaginar un estado. No lo puedo ver con mis ojos físicos, pero puedo imaginar un estado, y ese estado imaginado es. Puedo imaginar un estado que esté en conflicto con los hechos de la vida. Y los hechos, dices, son y no pueden ser alterados. Puedo imaginar un estado que desharía el hecho. Pues bien, ese estado existe. Si yo ocupo ese estado, deshará el llamado hecho que tú dices que está fijado para siempre." Bueno, él cuestionó mi cordura, pero era un chico terriblemente bueno. Su nombre era profesor Imhoff. Él era el jefe del departamento de este equipo químico. En efecto, mientras que era una persona muy sabia, gentil y amable.

Regresé a Nueva York, y él me envió el "Scientific News Letter", fechado el 15 de octubre de 1949, en el cual él decía: "Ahora, Neville, pido disculpas por haber dicho lo que dije. Este hombre es mucho más grande como físico de lo que yo soy como científico. Él es el profesor Feynman, de la Universidad de Cornell, uno de los físicos destacados de nuestro tiempo en física teórica especulativa; y ésta es su carta. Y él escribió en esta pequeña carta, que apareció en la revista, una historia referente al positrón, una pequeña partícula que se produce en la desintegración atómica. Es como el electrón, pero difiere a este respecto: es positivo en su carga en vez de negativo.

Ahora bien, estas son las palabras de Feynman, no son mías. Él dice: "El positrón es un electrón mal encaminado. Parte de donde no estaba y se acelera hacia donde estaba hace un instante. Es rebotado tan fuerte que su sentido del tiempo se invierte, y luego vuelve a donde no había estado." (Ahora, esto es de Feynman, no es de Neville.) Luego continúa diciendo: "Cuando un electrón se está moviendo rápidamente en el espacio si es rebotado, es desviado, pero sigue su curso. Pero si es rebotado tan fuerte, entonces su sentido del tiempo se invierte, y vuelve a donde no había estado." "Ahora", decía, "sobre la base de esto, ahora debemos concluir que todo el concepto que el hombre tenía del universo es falso. Siempre creímos que el futuro se desarrollaba lentamente del pasado. Ahora, con este concepto que hemos visto y fotografiado, debemos concluir que todo la historia del espacio-tiempo del mundo está diseñada, y sólo nos volvemos conscientes de porciones crecientes de él sucesivamente."

Esto es en 1949. Ese profesor, Richard Feynman, que está ahora en Caltech, en Pasadena, recibió el Premio Nobel el año pasado por ese artículo. Lo demoraron casi veinte años, porque estamos en 1968 y lo consiguió en 1967, y el artículo se publicó en 1949. Yo no lo sabía como científico. Yo lo sabía como místico. Yo lo veo. No puedo explicar por qué; sólo sé que todo existe. Todo está terminado, y todo lo que tengo que hacer es adaptarme a ello. Si yo sé lo que quiero para mí mismo o para otro, me adapto a ello, porque existe. Bueno, si me adapto a ello y lo siento natural; cuando lo siento natural, entonces abro mis ojos a este mundo que he desconectado para ese fin. Cuando abro los ojos, me he dado la vuelta. He estado efectivamente allí donde la razón negaría que he estado; y luego, cuando abro los ojos, he sido acelerado a la velocidad de la luz desde donde he asumido que estoy a donde físicamente estoy. Ahora estoy tan sorprendido al descubrir que no estoy realmente allí, sino que estoy físicamente aquí. Mi sentido del tiempo se dio la vuelta. Y ahora, me muevo a través de un puente de incidentes – una serie de acontecimientos – que me obligan a moverme hacia el cumplimiento de ese estado invisible.

Y cuando yo llego ahí no es invisible, se hace visible. Se lanza sobre la pantalla del espacio, y el mundo llama a eso un hecho. Y se quedan sorprendidos de eso, debido a que para ellos es real. Antes de convertirse en objetivo, era irreal.

Así que yo te digo: fe en la realidad no vista. Tú no le das realidad a lo no visto; es la fidelidad a la realidad no vista lo que es el secreto de la fe. Así, cuando él nos dice: "La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve." (Hebreos 11:1) Por la fe, entendemos que el mundo fue creado por la Palabra de Dios; de modo que "las cosas vistas fueron hechas de cosas que no aparecen …"

Ahora, dejádme compartir con vosotros esta historia. Una amiga mía que vive en Los Ángeles vino hace muchos años de Pittsburgh. Así que en el 66 volvió a Pittsburgh y se encontró con las pocas amigas que aún están en este mundo. Muchas han partido. Había una señora de la que ella hablaba como Betty. Bueno, Betty se casó con este hombre, y su nombre se supone que es Matthew. Bueno, Matthew estaba sufriendo de una determinada enfermedad, que le llevó progresivamente a la sordera total. En el intervalo, se acompañaba de mareos y desgarros. Cuál es el nombre, no lo sé. Ella me lo dijo, pero yo no estoy familiarizado con estos términos médicos. Pero es algo que es incurable hasta hoy. Ningún médico sabe cómo detenerlo, y progresivamente pasa a la sordera total. Mientras tanto, se acompaña de una condición de los más doloroso, y estos horribles ataques de vértigo, y luego los desgarros.

Ella contó la historia como yo se la conté a ella, de cómo tú puedes revisar el pasado; que a pesar del hecho de que él está avanzando hacia la sordera total inevitable, no tiene por qué serlo. Pueden volver atrás y cambiar el pasado hasta el momento – que era catorce años antes – cuando esto comenzó a aparecer en su cuerpo. Él no lo creía. Ella me dijo: "Él me hacía ciento y una preguntas sobre ello, no porque él quisiera ser cruel, sino porque él es un ser racional, una persona muy inteligente, y no tenía sentido. Debido a que no tenía sentido, lo descartaba; pero Betty pensó: 'Lo intentaré.'"

"Ahora", decía ella, "fue una cosa muy difícil para Betty y para mí, porque mis padres eran ambos sordos, y los padres de Betty eran ambos sordos, y fuimos criadas en el entorno de personas sordas. Tuvimos que aprender el lenguaje de signos para comunicar con nuestros padres. Así que Betty tenía la experiencia de unos padres sordos, ambos, y yo tenía la experiencia de unos padres sordos, y de enfrentarme con este cuadro – era un cuadro horrible, horrible. Betty me dijo: "Yo lo haré cada noche", y ella tomó una sola pequeña frase: "Matthew" (ella lo llamaba Matt) – "Matt está oyendo perfectamente." Eso es todo lo que ella hizo. Mientras tanto, él se iba poniendo peor y peor y peor.

Pasó un año, y todavía está progresando hacia el final inevitable de la sordera total, cuando en su negocio él tuvo este insoportable dolor de oído a oído, y él gritó. Bueno, ellos se precipitaron al médico [y] el médico le puso una inyección para aliviar el dolor. Luego, el médico dijo: "No puedes volver al trabajo de inmediato. Tienes que ir a tu habitación y descansar un rato." Bueno, en la habitación, se adormeció, y cayó en un pequeño sueño y cuando se despertó, estaba oyendo perfectamente – ¡oyendo perfectamente!

Él fue enviado a casa temprano esa tarde. Él habitualmente llega a las 6:00 en punto. Cuando llegó a casa al principio, la esposa lo recibió con el habitual: "Oh, ¿qué pasa? ¿Qué pasó hoy en la oficina?", y él contestó: "Betty, estoy oyendo perfectamente." Él usó la palabra idéntica que ella, noche tras noche, había escuchado. En su imaginación, ella le oía decir: "Betty, estoy oyendo perfectamente." Entonces, ella oyó su propio nombre pronunciado por su marido, Matt, y él lo confirmó diciendo: "Estoy oyendo perfectamente." Entonces él dijo: "¡Creo, creo, creo!"

Ahora, ya hace un año y medio de eso. Ella decía: "En el intervalo nunca lo revelamos, no lo mencionamos en nuestras cartas. Me comunico constantemente, pero ni por un momento afirmé nada más de lo que lo hice cuando estuve allí en persona y le conté de un principio", un principio que podrías llamar por cualquier nombre. Nosotros lo llamamos Dios.

Bueno, Dios es la propia maravillosa imaginación humana de uno. ¡Eso es Dios! El hombre es todo imaginación, y Dios es el hombre, y existe en nosotros y nosotros en Él. El cuerpo eterno del hombre es la imaginación, y eso es Dios mismo. Y todas las cosas son posibles para Dios. Tú y yo – estamos aquí, formados por la gracia de Dios, nacidos por la gracia de Dios, ¡y nos atrevemos a poner límite al poder de Dios! Nosotros aquí, la criatura nacida por la gracia de Dios, y luego le decimos a Dios (o nos decimos a nosotros mismos) lo que no puede hacer. Y por lo tanto, damos a Dios, que nos creó y nos trajo al mundo … y ahora le damos a Él el pecado contra el Espíritu Santo, que, según como yo lo veo, es la duda del hombre.

Lo único que no puede ser perdonado es el pecado contra el Espíritu Santo, que es la duda del hombre en el poder de Dios.

Tú podías haber oído al difunto Senador Kennedy en uno o dos de sus discursos políticos. Era muy aficionado a citar este pasaje de George Bernard Shaw, de hecho, su hermano Teddy, en el panegírico de Nueva York lo citó. No le dio el crédito a George Bernard Shaw, pero su hermano lo había hecho una y otra vez, y por lo tanto la gente sabía, los que le oían, que no era de Teddy o de Bobbie – era de George Bernard Shaw.

Y ésta es la cita: "Algunos hombres ven las cosas como son y dicen: '¿Por qué?' Yo sueño cosas que nunca fueron, y digo, '¿Por qué no?'" ¿Por qué no? El mundo me dice que no puede ser. ¿Por qué no? ¿No son todas las cosas posibles para Dios? ¿Y Dios no se convirtió en mí, para que yo pueda convertirme en Dios? Bueno, si él se convirtió en mí, yo no puedo diseccionar el cuerpo y encontrarlo en un átomo. No puedo encontrarlo en el cerebro. No puedo encontrarlo en ningún órgano del cuerpo. Por lo tanto, ¿dónde está? ¿Exactamente dónde está? Se me ha dicho en las Escrituras que Él tiene un nombre, y este nombre es su nombre por siempre y para siempre; y el nombre concreto es: "Yo Soy." Bueno, ese es el núcleo de mi ser. No puedo dejarlo de lado. Me siento a imaginar. ¿Quién está imaginando? Yo soy. Nunca he sido capaz de poner "Yo soy" ahí fuera y mirarlo. Es el ser que percibe, no lo percibido. Es el ser que hace, no lo hecho. Es el ser que crea, no lo creado.

Y el hombre está asombrado de sus propias creaciones – y olvida al Creador. Él se enamora de todas las cosas que hace, y olvida completamente al hacedor; y el hacedor es “Yo Soy”. No hay otro hacedor. No hay otro Dios. Así que, cuando yo descubrí eso, yo sabía que cuando fui a Barbados, en realidad estaba durmiendo en casa de mi madre en una cama que yo conocía bien, y hacía calor. Podía sentir el calor de los trópicos. Podía detectar los olores de los trópicos; se diferencian del mundo del norte. Todas lo relacionado con los trópicos, lo detectaba.

Bueno, ¿quién lo está haciendo? Yo soy. No puedo escapar de él. ¿Es eso Dios? Sí. Bueno, él no tomó un tren a allí. No, no hay ningún tren. ¿No tomó un avión? No, no había aviones entonces. ¿No tomó un barco? No. Él simplemente estaba allí. Dondequiera que yo asumo que estoy, yo estoy ahí. Y, así, si puedo asumir que yo estoy en otra parte, hasta el punto de que alguien como mi hermana realmente me ve allí, bueno, yo debo estar donde estoy en la imaginación.

Un día tuve ocasión, mientras estaba en Nueva York, de asumir que yo estoy siendo visto por mi hermana, cuyo hijo estaba desesperadamente enfermo, de 17 años, y plagado con cáncer. Nadie sabía lo que le pasaba hasta que le abrieron, y entonces él estaba demasiado acabado. El cuerpo entero estaba completamente plagado ¡a los diecisiete años! Y decían que si eres joven cuando desarrollas esto, entonces, como todas las cosas jóvenes, crece. Si lo has desarrollado a los sesenta o setenta años, lo más probable es que no vas a morir de ello porque las cosas no se están construyendo entonces. Sólo está haciendo tiempo. Pero la juventud es crecimiento.

Sea una célula buena o una célula mala, simplemente crece rápidamente. Así que a los diecisiete años no se sentía bien. Se preguntan: ¿qué pasa con el chico? Y alguien sugirió entrar y echar un vistazo en el interior. Pensaron que podría ser algo de apéndice o algo raro ahí. Así que abrieron y cosieron de nuevo – nada podían hacer. El cuerpo entero estaba simplemente perdido. Bueno, para consolar a mi hermana, pensé que podría poner mi cuerpo físicamente en Nueva York y asumir que estoy en Barbados. Yo estoy en la habitación de mi sobrino, y cuando mi hermana entra en la habitación ella va a verme a mí, y no a su hijo. Realmente asumí que estoy ahí. Estoy ocupando el mismo espacio que ocupaba mi sobrino Billy, y entonces, cuando lo sentí natural, asumí que mi hermana entraba. Ella entró, y se acercó y miró, y ella no pudo ver a nadie más que a su hermano Neville.

Salí de ese silencio. Entré en la sala, donde una amiga, por invitación, había llegado para un cóctel, porque yo había dicho: "Acércate a la hora del cóctel – es alrededor de las 5:00, y tomaremos una copa." Entré en el silencio alrededor de las 4:30, y no salí hasta quizás después de las 5:00 - 5:15 o 5:20. Así que cuando entré en la sala, ella dijo: "Neville, ¿qué te pasa? Tú estás siempre tan alegre y despreocupado. ¿Por qué pareces tan serio ahora?" Y yo le conté lo que acababa de hacer.

Ocho días después (no teníamos correo aéreo que llegara, sino que teníamos que depender del correo por mar), recibí una carta de mi hermana. Ella decía: "Neville, no lo entiendo, pero en este mismo momento fui a la habitación de Billy y por mi vida que no pude ver a Billy. Te estoy viendo a ti. Caminé hasta la cama y miré a mi hijo, y él no está ahí, ¡y eres tú! Y tú me estás mirando y sonriendo. Y no podía, lo intentaba y lo intentaba, y Billy no estaba allí; eres tú. No lo entiendo, Neville. Si tú tienes algún conocimiento o algo al respecto que arroje luz sobre esto, dímelo."

CONTINÚA....
¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios.

moni18

  • BELLÍSIMA
  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 6367
  • ¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios
Re:FE. Neville Goddard.
« Respuesta #1 : noviembre 10, 2017, 08:15:23 am »
CONTINUACIÓN....



Esa misma señora estuvo allí ocho días después, y yo traje su carta que yo había recibido ese día y se la mostré. Así que yo tenía dos testigos: mi esposa y esta señora. Así que sé que yo debo estar donde estoy en la imaginación. Por eso te digo: no lo trates a la ligera. Puedes ponerte en la cárcel, y encontrarte cometiendo un acto del que eres totalmente inconsciente, o acusado de algo de lo que no eres consciente, e ir a la cárcel. La gente se ponen ellos mismos ahí. La gente salen ellos mismos. La gente no se da cuenta, no hay nada que esté sucediendo por accidente. Todo es por causalidad no vista. Así que tú realmente te mueves a estados emocionalmente, y los habitas sólo por una fracción de segundo. Y saltas atrás – o piensas que saltas atrás. Tú lo hiciste. Pero el puente está ahora a punto de aparecer, y a través del puente de incidentes caminas, llevando al cumplimiento de lo que tú hiciste involuntariamente.

Así que, esto es lo que yo entiendo por fe. "La fe es la certeza de lo que se espera." ¿Lo esperas? Bueno, entonces, la certeza es la fe. La fe no va a hacerlo así. La fe es la fidelidad a la realidad que no se ve. ¿Sabes lo que hiciste? Bueno, eso es invisible para el ojo mortal. Ahora, permaneces fiel a esa realidad invisible, y ves cómo este puente de incidentes se teje, y tú conscientemente no lo concibes. Ningún hombre puede concebir conscientemente los incidentes necesarios que te llevarán al cumplimiento de lo que tú has hecho. Bueno, esto es lo que yo entiendo por fe. La sustancia misma de lo que el mundo llama real no se ve. Es una realidad invisible.

Toda la creación entera está terminada, como Feynman dijo, y obtuvo su premio por ello. Así que él obtuvo los cincuenta mil dólares por lo que yo dije como místico; pero no puedes dar a un místico dinero, porque no tiene categoría en la comunidad. Feynman tiene categoría. Él enseña física en Caltech, así que puede decir lo mismo en sus propias palabras, y dirán: "¿No es maravilloso?" Y así, él tiene un artículo sobre ello, ahora un libro sobre ello, y un título para ello; de modo que tiene todos los títulos. Y puesto que yo soy el desconocido, y a los ojos de Feynman no educado según sus estándares, sin educación formal – pero lo que yo veo, lo veo, y no puedo negarlo. Lo que yo experimento místicamente, no puedo negarlo. Así que yo estoy hablando desde la experiencia; no estoy teorizando. Él va y teoriza. Experimenta, sí, y tiene éxito ocasionalmente al tomar una fotografía de la llamada pequeña partícula invisible [y] tiene suficientes fotografías para demostrar la existencia del positrón. Y luego viene su maravilloso galardón, cincuenta mil dólares, y todo lo que conlleva.

Pero yo te digo, que a pesar de todos los libros que se escriben, con todos los grandes títulos señalados detrás del nombre del autor, el libro de los libros es la Biblia, y nadie conoce a los autores. Todos son anónimos. Nadie sabe quién es Pedro, quién es Santiago, quién es Mateo, Lucas, Marcos, Juan – nadie lo sabe. Ellos son anónimos y lo siguen siendo. Los personajes, nadie sabe si alguna vez pisaron la faz de la tierra. Yo te digo que no lo hicieron. Los que la escribieron – ellos sí lo hicieron; pero los personajes son anónimos. Y los personajes de las Escrituras son todos estados eternos a través de los cuales pasa el hombre.

Son estados – estados eternos, no estados históricos. No es una historia secular. Es una historia de salvación. Lo que os he dicho hasta ahora como a partir de ahora, la semana pasada (os di cinco, y esta noche es la sexta), todo está basado en lo que yo he experimentado. Y yo os digo: todo el mundo lo experimentará. Ni uno puede fallar, porque si uno ha fallado, Dios ha fallado. Y Él no va a fallar. Así que, deja que el necio diga en su corazón: no hay Dios; como este libro, Dios ha Muerto y todas esas tonterías. Deja que se diviertan. Él escribió eso sólo para ganar dinero. Y, por supuesto, debido a que el título enganchó, sobre todo hoy, ganó montones de dinero de un título; un título con un libro lleno de tonterías. Pero él no está solo; tiene mucha compañía. Yo te digo: ten fe en Dios, pero no busques fuera para encontrarlo. No lo vas a encontrar ahí fuera. Vas a encontrarlo un día por una serie de experiencias místicas. Y cuando te sucedan, sucederán en una experiencia en primera persona del presente, ¡y tú sabrás quién es Dios!

Tú sabrás que eres tú, pues el propósito de Dios es darse a ti como si no hubiera ningún otro en el mundo, sólo tú. Bueno, si él se da a ti completamente, no puede haber tú y Dios; sólo tú, y tú eres Él. Y todo el plan está establecido, y cuando empieza a desarrollarse dentro de ti en una experiencia en primera persona del presente, yo no puedo contarte la emoción. Ahora, cuando partas de este mundo, no eres devuelto a la vida, como toda la gente que no han tenido la experiencia; tú inmediatamente eres puesto en tu cuerpo de gloria, y estás en una edad enteramente diferente, un mundo totalmente diferente. Y todos los demás esperan ese momento en que ellos también tengan la experiencia. Y luego, cuando llega la muerte a continuación de la experiencia, instantáneamente se mueven del cuerpo de degradación (pues esto [es] degradación) a un cuerpo que es inmortal; un cuerpo de gloria.

Así que, eso es para cada uno en el mundo. Y puedo decirte: no trates de discutir con nadie que trate de darte todas las razones del César de por qué eso no puede ser. Te ponen en un simple horno y sacan unas pocas cenizas y dicen: ese era el hombre. Por lo tanto, no puede sobrevivir, porque no es más que eso. Pues bien, déjales que se diviertan un poco. Está perfectamente bien. Déjales que se entretengan. No te muevas; déjales que se entretengan. ¡Él es una persona tan sabia! Tan sabio en su propio concilio y tan sabio a los ojos de los necios. Él sólo puede ser sabio a los ojos de los necios; así que no discutas con él. Déjalo en paz tal como es.

Así que, él se encontrará – cuando los hombres le llamen muerto – devuelto a la vida, y él será totalmente inconsciente de cómo demonios pudo suceder. Pero está tan ciego de todos modos; ni siquiera lo va a reconocer. Él lo dará por sentado, como damos la respiración por sentado. Nosotros damos todas las funciones normales del cuerpo por sentado, y sin embargo cada función es un milagro. Te pones un poco de pan en la boca, y repentinamente, por una química que tú no entiendes, ya no es pan; es sangre, hueso y tejido. Y lo que no puedes incorporar a tu sistema y utilizarlo convenientemente, lo expulsas. Incluso el acto de la expulsión del sistema es un misterio. Y sin embargo, damos todos estos misterios por sentado, y todo el asunto es: “Oh, bueno, lo llamamos naturaleza.” Eso abarca una multitud de tonterías.

¡Naturaleza! Defínemela. Así que, yo te digo esta noche, tú tienes tu sueño – tu noble sueño, no sólo para ti mismo, sino para los demás. ¿Qué es lo que queréis? Pregúntales. Ahora, no discutas el asunto, ¿qué es lo que queréis? Pues bien, en el ojo de tu mente atrévete a asumir que ellos tienen lo que en ese momento su razón y sus sentidos niegan y todo a su alrededor niega; pero tú permaneces fiel a tu asunción respecto a ellos. Y tu asunción respecto a ellos, aunque falsa en ese momento, si tú persistes en ella, se materializará en hecho. Ahora, inténtalo. Te podría dar innumerables casos, ¿pero por qué repetirlos una y otra vez?

Cada historia de caso en la Biblia se ha repetido ya durante dos mil años, y todavía se siguen repitiendo; pero todas ellas son para animar al hombre a poner a prueba a Dios – a intentarlo. "Vamos, ponte a prueba y velo." No se te pide poner a prueba a otro. En el capítulo 13 de II Corintios: "¿No os dais cuenta de que Jesucristo está en vosotros? Poneos a prueba y ved, a menos por supuesto que dejes de acudir a la prueba." Bueno, si dejas de acudir a la prueba debido a la duda y a la falta de fe, muy bien. Tú podrías ir y decir: "No funciona." Está perfectamente bien. De modo que, no funciona para ti porque tú no lo creíste. Él no pone ningún límite al poder de la creencia. "Todas las cosas son posibles para el que cree." Entonces, ¿puedo realmente creer en el momento en que estoy tratando de creer, diciéndome todo que no se puede hacer? ¿Puedo ignorar los hechos de la vida, y luego convencerme a mí mismo de que está hecho y vivir en el final como si fuera verdad? Yo te digo: si lo intentas, serás capaz de escribirme y contarme historias fantásticas.

Pero al final, es la promesa de Dios lo que me importa. Oh, enseñarte la Ley es maravilloso; enseñar a cada uno la Ley porque estáis viviendo en el mundo del César. Debes pagar el alquiler, debes comer, debes alojarte, debes tener ropa – todas estas cosas en el mundo del César son esenciales; así que enseña al hombre la Ley, para que él pueda cumplir todas estas cosas. Pero no descuides la Promesa. Y la Promesa de Dios es darse a ti. Esa es su promesa, ¡que Él realmente se dará a ti! Antes de que Él hiciera la Promesa, Dios era el Padre; así que cuando logró darse a tí, aunque estés ahora en el cuerpo de mujer, cuando Él se da a ti (y no te parecerá extraño) un día despertarás y serás el Padre, aunque ahora puedas ser la madre de una docena de hijos. Y ese día no te parecerá extraño que seas el Padre, Dios Padre. Y si Él tiene un hijo (porque tiene que tener un hijo si es padre) y entonces ese hijo te va a llamar "padre" (él no te va a llamar "madre"), te llamará "padre" en cumplimiento del Salmo 89; porque las Escrituras deben cumplirse en el hombre. Así que el propósito del hombre en la vida es sólo cumplir las Escrituras.

Pero mientras tanto, el César exige. Exige impuestos. Exige esto, exige lo otro. Bueno, dale al César lo que es del César, pero no dejes de mantener viva la Promesa de Dios, y de habitar en ella.

Ahora entremos en el Silencio.


Bueno.

Ahora, ¿hay alguna pregunta?


(Pregunta Inaudible)

Neville: Querida, ¡sí! Para aquellos que no estuvieron presentes: Esta amiga nuestra del sur, su nombre es Marta, ella fue a Laguna al Festival de Arte, ella y otras tres; las cuatro. Es un festival absolutamente maravilloso cada año en Laguna. Todos los artistas vienen, y la destreza en vivo es absolutamente maravillosa del modo que ellos la hacen. Son simples pequeñas imágenes de las grandes obras de arte, y entonces las cortinas se abren, las luces se encienden, y ustedes piensan que están viendo una imagen viva tridimensional – a menos que haya algún niño pequeño en él que no pueda mantener bastante la quietud. Esta vivaz niña una noche tenía un pequeño picor, y aquí en la perfecta quietud ella no podía resistir el impulso, y allí estaba ella rascándose. Pero era una cosa deliciosa sólo observarla, porque era tan natural en ello.

Pero lo han adiestrado perfectamente en ello. Bueno, es un espectáculo que no puedo describir lo suficiente a menos que vayas a ver el Festival de Arte. Bueno, ella iba de regreso, y los cuatro se detuvieron en un restaurante mexicano a comer un pequeño bocado. Ella realmente no fuma, pero dijo que quería un cigarrillo. Y su amiga encendió el cigarrillo para ella y ella lo tomó y dijo: "Oh, tengo una sensación tan extraña." Y con eso se inclinó y cayó sobre la mesa ¡y se había ido de este mundo!

Bueno, Marta ha tenido esta experiencia. Yo te digo que Dios efectivamente, literalmente se hizo hombre, para que el hombre pueda convertirse en Dios. Todo aquel que es "nacido de arriba" sabe que él es Dios. Pero yo podría decírtelo desde ahora hasta el fin de los tiempos, y tú sólo me verías como un loco arrogante. Tú nunca me creerás realmente hasta que tengas la experiencia para confirmar la verdad de lo que digo, porque las palabras no podrían convencerte. Tienes que tener realmente la experiencia.

Así que Marta, esta noche, se encuentra en este enorme gran interior. La parte frontal es una lámina de vidrio, y en el interior hay enormes grandes columnas, como columnas de mármol. Está muy escasamente amueblado. Ella ve una silla, y ella toma la silla. Está sentada, entonces, de la nada sale un carruaje que es autopropulsado. No hay caballos, pero parece como si debiera estar tirado por caballos. La puerta se abre automáticamente y salgo yo, vestido con una capa de Inverness. (Sabes lo que es la capa de Inverness.) Me presento en el interior de este lugar y, sin mostrar ningún reconocimiento de Marta, empecé a proclamar el poder de Dios.

Y ella dijo que, mientras me miraba yo estaba vestido de puro poder. No era un poder misericordioso, no era compasivo, era simplemente poder. Era poder creativo. Y estoy simplemente hablando de poder. Y ella se dijo a sí misma: "¿Por qué, es Neville, y es Dios?" Y ella continuó repitiendo para sí: "Es Neville y es Dios, es Neville y es Dios." Y, entonces, sin más reconocimiento de ella, yo terminé la proclamación de poder, me volví, y entonces, como por acuerdo, el carro vino a la vista. La puerta se abrió automáticamente, y yo entré y desaparecí. Todo desapareció.

Así que, aquí ella vio a Dios revestido de poder, que llevaba la cara de un amigo. Su amigo es Neville. Las Escrituras te dicen – y esto es el fundamento por el cual el hombre es liberado, cuando Pablo fue acusado de no ser un apóstol, él dijo: "¿No soy libre? ¿No soy apóstol? ¿No he visto al Señor Jesús?" Entonces, él lo estableció como un requisito indispensable: haber visto al Señor Jesús para ser liberado de esta esclavitud de la corrupción y obtener la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Luego, en el libro de Juan, él dijo: "Ya no os llamo siervos, porque un siervo no sabe lo que hace su señor; os llamo amigos, pues todo lo que he oído de mi Padre os lo he dado a conocer a vosotros." (Juan 15:15) Así, aquí ella vio a un amigo, pero el amigo estaba revistiendo poder.

Era el poder de Dios, y ella sabía que era Dios. Así que es liberada. Ella no es restituída como el mundo es restituído cuando mueren. Ella es liberada de esta era, y Marta está ahora en su cuerpo glorioso. Ella ha cumplido los requisitos para la libertad. Pero yo puedo decirte desde ahora hasta el fin de los tiempos … podría habérselo dicho a Marta, como lo hice, pero hasta que Marta no tuviera la experiencia, no podría Marta creerlo. Así se reían de Pablo, porque ¿cómo puedes compartir estas experiencias con el hombre? No puedes hacerlo. El hombre no tiene la experiencia. Y la señora que estaba con ella, cuyo nombre es Marge, tuvo la experiencia de verme en la playa, de pie, de espaldas a una enorme extensión de agua.

No había tierra más allá; era simplemente una interminable extensión de agua, y yo le estaba hablando a una enorme multitud de gente, todos de diferentes creencias, diferentes convicciones – sin embargo cada uno me oía en la lengua en que nacieron. Y cuando ella se topó con esta escena (supo que era Neville) ve a Neville, pero también sabía que él era Jesús; así que ella ha tenido una experiencia similar. Sólo Marta lo llamó Dios, y ella lo llamó Jesús, porque sabía que estaba viendo a su amigo Neville, pero ella también estaba viendo a Jesús.

Así que yo os digo: al final hay sólo un cuerpo, y ese cuerpo único es Jesús. "Un cuerpo, un espíritu, un Señor, … un Dios y Padre de todos." Así que, al final, ¡todos son Jesús! ¡Todos son Dios! ¡Todos son el Padre! Os lo puedo decir con palabras, pero no puedo convenceros. No tengo deseo de convenceros contra vuestra voluntad. Sé que vendrá el día en que realmente tendréis una experiencia similar y los demás os verán en ese papel, y tendrán una experiencia y se convencerán de que sois Dios.

Ahora, asusta a la gente a decir eso. Ellos quieren un simple Dios en el exterior, y yo digo que cada uno es Dios. Se nos dice eso en las Escrituras: "Yo digo que vosotros sois dioses, todos vosotros, hijos del Altísimo. Sin embargo, moriréis como hombres y caeréis como un hombre, oh, príncipes." (Salmo 82:6,7) Eso está en las Escrituras, y sin embargo lo lees y dices: "Oh, realmente no hay ninguna diferencia. Eso no está bien. Eso estaba mal. Cuando Dios dictó eso, o inspiró al profeta para escribirlo, debió de haber estado bebiendo. Bueno, ¿cómo puede ser eso?" Y, así, los profetas – es decir, los grandes académicos – no pueden entender bien ese pasaje, el Salmo 82. No pueden lograrlo. Así que, porque no pueden lograrlo, entonces no es cierto. Bueno, nosotros vamos por la vida de esa manera. Encontrarás gente por todo el mundo – si ellos no pueden entender algo, simplemente eso no es verdad, no es bueno, y ellos se erigen como criterio de lo que debería ser. Su código moral y ético es el único código que debe adoptarse. Si ellos no fuman, nadie debería fumar. Si ellos no beben, nadie debería beber. Si son célibes, porque la naturaleza lo permitió, nadie debe saber nada sobre el sexo. Encuentras a esta gente escribiendo estas cosas para nosotros después que la naturaleza ha proscrito el sexo en su vida. Así, cuando llegan a los ochenta años, porque ellos son impotentes, todo el mundo debe serlo.

Y ellos escriben leyes y dicen que fueron divinamente inspirados. Si hoy en día, comer carne los viernes es correcto (fue siempre correcto) y, sin embargo durante siglos era malo y un pecado mortal, pero ahora es totalmente correcto; bueno, si es correcto hoy, fue siempre correcto. Ahora bien, si un hombre puede casarse hoy día ... y con el tiempo dirán que los sacerdotes pueden casarse, no fue siempre que no podían. Si lees las Escrituras, hablan de la esposa de Pedro, y el actual Papa proclama que es directamente descendiente de Pedro, el primer Papa. Bueno, si el primer Papa estaba casado, entonces, ¿qué hay de malo en el matrimonio, cuando el primer mandamiento para el hombre es: "Llenad la tierra; multiplicaos y llenad la tierra." Ese es el mandamiento. Entonces, ¿qué hay de malo en multiplicarse y llenar la tierra? Sin embargo, algún Papa, que indudablemente era impotente, simplemente dijo que nadie debería casarse. Si él no puede realizar el acto, nadie debe realizarlo.

Muy bien, tenemos al Papa Alejandro VI. ¿Alguna vez has oído hablar de los Borgia, Lucrecia y César Borgia, hermano y hermana? Bueno, ellos eran sus hijos, y él era el Papa Alejandro VI, y su nombre se asocia con veneno. Si no les gustabas, estabas en su camino político – los envenenaban. Eran los hijos del Papa. Vuelve a leer la historia. Puedes encontrar esto en la Enciclopedia Británica. El Papa Alejandro VI fue padre de César Borgia y Lucrecia Borgia, al más joven se le dio el capelo cardenalicio, a los diecinueve años. ¡Habla de nepotismo! Bueno, ahora todo esto es historia. No tienes que asustarte de eso. Estos son hechos. Bueno, si era correcto entonces, ¡es correcto ahora! Porque la Palabra de Dios no puede ser alterada.

Estas cosas no están en el Libro de Dios en absoluto. Estas son las tradiciones de los hombres. Y leemos en las Escrituras que al mantener vivas las tradiciones de los hombres, vas en contra de la Palabra de Dios. Eso es lo que él te dice. Así que, averigua, ¿son las Escrituras? ¿O es algo que un hombre quiere imponer a la sociedad?

Ahora, toma lo que hemos tratado de decirte esta noche, la historia de la fe, y trata de vivir por ella. Lo comprobarás. No vas a refutarlo; no si te das cuenta de que tú eres el poder operante. No opera por si misma. Tú eres el poder operante. Y entonces, encontrarás una manera más fácil de vivir en este mundo; y entonces pondrás tu esperanza plenamente en la gracia que te está viniendo a ti en la revelación de Cristo en ti.

Ahora, el tiempo ha terminado. ¡Gracias!



Traducido por Javier Encina
La conferencia original en inglés es FAITH (Neville Goddard – 7-22-1968)


¡AQUIÉTATE! - y SABE - YO SOY-  Dios.