Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: Guía básica de manifestación  (Leído 496 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

reinademicasa

  • Visitante
Guía básica de manifestación
« : diciembre 12, 2017, 08:42:29 am »
Abro este tema para todo aquel que sea nuevo en el arte de crear su realidad conscientemente, y no sepa por dónde empezar.
También puede ser útil para aquellas personas que se encuentren desorientadas y después de haber acumulado mucha teoría no sepan como llevar todo eso  a la práctica.
Pretende ser un resumen de lo que para mí son los pasos básicos a la hora de aplicar la ley deliberadamente y hacer magia en nuestra vida.


MANIFESTACIÓN DELIBERADA

- El primer paso consiste en darse cuenta de aquello que anda mal, ya sea un problema que estemos intentando solucionar, una situación complicada que se repite una y otra vez o algo que pretendemos cambiar, así como la frustración de no ver realizados nuestros deseos.  Todo lo que catalogamos de "negativo" es en realidad la vía de acceso a todo lo bueno que nos espera al otro lado. Sin el contraste que suponen esas situaciones en nuestra vida no seríamos conscientes de lo que SÍ queremos. Y ahora vamos al siguiente paso....

- Cambiar el enfoque dirigiendo nuestra atención hacia lo deseado. Esto se logra fácilmente preguntándose uno mismo cómo sería si ya todo se hubiese resuelto, si nuestro deseo ya fuese un hecho a día de hoy. La respuesta a esta pregunta representa la llave que nos ayudará a salir del problema. Otra forma de plantearlo es la siguiente: ¿Si no quiero seguir viviendo esto, entonces qué es lo que quiero en su lugar?

- En este punto debemos crear una imagen o afirmación que represente la esencia de lo que queremos crear. Debe ser algo muy concreto, para que sea más fácil después centrarnos en ello. Una vez que tengamos la idea clara es hora de crear las condiciones necesarias para que nuestro subconsciente la acepte.

- Para ello debemos desconectar de la realidad actual, olvidándonos completamente de ella. Esto se hace simplemente soltando cualquier identificación con ella, tomando la decisión de dejar los problemas a un lado y moviendo nuestra atención a otro punto, como puede ser la propia respiración o cualquier otra cosa que nos ayude a relajarnos. Ya en estado de relajación absoluta procederemos a hacer lo siguiente:

- Imaginaremos la escena una y otra vez, o simplemente haremos nuestro pedido, hasta que nuestro subconsciente nos confirme que ya fue suficiente. ¿Cómo se sabe que hemos llegado ese punto en el que nuestro encargo ya ha sido recibido? La manera que tiene el subconsciente de comunicarse con nosotros es por medio de emociones, así que simplemente sentiremos que no es necesario seguir visualizando, porque ya estamos "satisfechos", por lo que el desapego surge espontáneamente, de forma natural.

- Llegados hasta aquí tenemos que tener claro que nuestro deseo, la solución al problema o el cambio que hemos pedido, ya está en camino. No tenemos que enfocarnos en los medios, ni pensar en cómo se lo va a organizar "el Universo" para traernos aquello que hemos elegido, así como no vamos a inmiscuirnos en cómo el repartidor de comida a domicilio nos va a traer la cena, o como el fontanero logrará arreglar el grifo de la cocina. Para evitar obsesiones lo mejor es tener en cuenta esto y olvidarse del tema, seguir con nuestra vida, sabiendo que lo que estaba en nuestra mano ya lo hicimos.

- Si aparecen dudas simplemente aceptarlas y recordar que YA ESTÁ HECHO. No hay que obsesionarse tampoco con la duda en sí, pues tendrá el poder que uno mismo le otorgue. Creer que cualquier mal pensamiento puede tirar por tierra lo que ya ha sido creado, es como pensar que solo por imaginar un elefante volando eso se va a manifestar en nuestra vida. De hecho, yo suelo utilizar este "truquillo" cuando aparece un pensamiento indeseado: inmediatamente me imagino algo absurdo con el objetivo de ridiculizar a esa duda. Por ejemplo, me imagino una vaca pastando en la habitación o algo por el estilo  :risa:

- Sucumbir a la duda y reaccionar a la misma, sería como anular el pedido y volver a hacerlo. Si volvemos siempre al mismo punto nunca permitiremos que el deseo se realice. Es como volver a llamar al fontanero y decirle: "espera que no sé si quiero que vengas, lo mismo llamo a otro fontanero, que no acabo de fiarme de ti...."

- Hay que CONFIAR, entregar nuestro problema y movernos por la vida con esa expectativa de que nuestro encargo está a punto de llegar.


Ahora lo explicaré con un ejemplo:

No me gusta el sitio donde vivo, por lo que desearía mudarme a una casa más grande.

Pienso en todos los detalles: tiene que ser una vivienda de más de 100 m2,  tener un porche con vistas a la piscina, estar ubicada en una zona tranquila y con pocos vecinos. Una vez que he decidido lo que quiero me pregunto como seria mi vida si ya estuviese en esa casa.

Entonces elijo una escena que me venga a la cabeza como respuesta a esa pregunta. Puedo ser yo misma tomándome un cóctel en la hamaca del jardín, y pensando "hay que ver que bien vivo", o enseñándole la casa a mis amigos, o bañándome en la piscina mientras miro hacia la casa, admirada por la belleza de mi nuevo hogar.

Teniendo la idea clara, me olvido de todo,  y una vez relajada vivo en mi imaginación la escena elegida con todos los detalles, viéndome a mi misma como si estuviese dentro de la escena, es decir, metiéndome de lleno en mi ensoñación. Escucho el sonido de los pajarillos y poco más, ya que está en una zona tranquila. Noto el agua mojando mi cuerpo y observo lo que vería si estuviese realmente en esa piscina. Le añado al porche todos los detalles que quiero y vislumbro ante mi una estampa inigualable. En ese momento pienso en lo que pensaré cuando me encuentre en esa situación. Puede venir a mi mente alguna frase que yo misma diría en ese contexto, así que la afirmo en mi imaginación mientras vivo la imagen.  Es una escena corta, pero incluye muchos detalles en los que intervienen todos mis sentidos. 

Sigo viviendo la escena hasta que simplemente me apetezca soltar, y después continuo con mi vida sabiendo que ya está hecho. Esto quiere decir que simplemente me olvido de los medios y me queda la sensación de certeza, por lo que me muevo a partir de ahora desde la conciencia de que ya esa casa está en camino. Ahora solo tengo que dejarme llevar, actuar solamente cuando sienta el impulso o la inspiración y dejar que mi intuición me guíe, pero sin intentar forzar las cosas desde mi limitada perspectiva.

Una alternativa a la visualización consiste en pedir lo que queremos, de manera concreta, y soltar el pedido con la misma confianza. Al fin y al cabo cuando alguien le pide a Dios por poner un ejemplo, o le reza a algún santo, lo que está haciendo es simplemente optar por este camino más fácil, ya que mientras haya fe no importa el método.

A modo de conclusión, podríamos decir que somos los arquitectos de nuestra vida, el único trabajo que tenemos que hacer es mostrar la imagen de lo que queremos, lo que viene a ser el final, y dejar que otros sean quienes materialicen esa idea y la construyan.

Si nos decantamos por hacer simplemente el pedido, entonces nuestra tarea es dar la orden, y permitir que el Universo trabaje para nosotros.

Eso es todo.



Dodson

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 69
Re:Guía básica de manifestación
« Respuesta #1 : diciembre 12, 2017, 09:08:16 am »
1. darse cuenta de aquello que anda mal

2. Cambiar el foco de atención, preguntándose uno mismo cómo sería si ya todo se hubiese resuelto.

3. Crear una imagen o afirmación que represente la esencia de lo que queremos crear.

4. Olvidarnos de lo que ocurre en la 3D sin esperar lo que YA ES.

5. Imaginaremos la escena una y otra vez, o simplemente haremos nuestro pedido, hasta que nuestro subconsciente nos confirme que ya fue suficiente. Como un GIF.

6. Ya está en camino, olvidarse del tema, seguir con nuestra vida.

7. Si aparecen dudas simplemente aceptarlas y recordar que YA ESTÁ HECHO. ridiculízalas, ridiculizar a esa duda. Por ejemplo, me imagino una vaca pastando en la habitación o algo por el estilo  :risa:
Sucumbir a la duda y reaccionar a la misma, sería como anular el pedido y volver a hacerlo.

Claro y conciso, me encanta! ASI ES  vamoss