Please insert ads from Admin CP

Autor Tema: ( Neville Goddard ) mi selección  (Leído 164 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Dodson

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 59
( Neville Goddard ) mi selección
« : diciembre 19, 2017, 08:36:26 pm »

LA PREGUNTA DE SAMI



30 de Junio, de 1968, en el Teatro Wilshire Ebell

Buenas noches. No nos vamos a juntar por varias semanas, así que esta noche me gustaría seguir un formato diferente. Me gustaría tomar una pregunta de la audiencia, y utilizarla como la inspiración de mi conferencia.
¿Alguien tiene una pregunta que les gustaría que les responda?

(Neville observa a su izquierda)
Veo una mano allí, pero no puedo ver quién eres, la luz del escenario me da a los ojos.

(Neville camina hacia la izquierda del escenario)

Oh si, Puedo ver ahora, es Sami, uno de nuestros regulares. Me alegra verte, como siempre. ¿Qué pregunta puedo responderte?

Sami: He estado viviendo por tus enseñanzas y, muchas cosas maravillosas que he imaginado, se han manifestado. Pero he imaginado prosperidad financiera, y parecería que no se manifiesta, al menos no como lo he imaginado. ¿Qué debería hacer?

Neville: Esta pregunta no es solo la pregunta de Sami, es una pregunta que todos debemos responder, ya que todos los días todos nosotros somos llamados a ser testigos de la verdad de Dios. Y cuando algo parecería no suceder como esperábamos e imaginábamos que suceda, entonces debemos descubrir qué ha sucedido, y hacer la cosa correcta para tener un mejor resultado. La palabra Satanás significa duda. Al desear un cierto estado, la razón podría decirte que es difícil de obtener. Si escuchas a tu razón, y dudas tus deseos, Satanás se ha dado a conocer ante ti. Y esto nos sucede a todos nosotros. Tal vez creas que has entendido lo que he dicho. Pero si no estás obteniendo lo que quieres, hay algo que tú no has entendido.

Así que voy a empezar diciendo algo que he dicho anteriormente, “Cuando hablo de sentir, no me refiero a emoción, sino a la aceptación del hecho de que el deseo se ha cumplido.” Y tú podrías pensar que has hecho eso, pero puedes saber con seguridad, que si no has logrado tu objetivo, no tienes aceptación. Y el motivo por el cual no tienes aceptación, es porque todavía estás pensando SOBRE el objetivo, en vez de estar pensando DESDE el objetivo. Eso es todo. Y si estás pensando sobre el objetivo, en vez de pensar desde el objetivo, tú podrás hacer eso por diez años y nada sucederá. Pero en el instante en que pienses desde el objetivo, tu mundo cambiará. Y eso puede suceder mañana, puede suceder en un instante. Pero nunca puede suceder si continúas pensando en la vieja manera.

Esta noche les pediré a todos ustedes que tomen mi yugo* sobre ustedes, y aprendan de mí, y me escuchen mientras explico mi entendimiento sobre las escrituras. Esta enseñanza no es difícil. Es simplemente esto: ¿Acaso no se dan cuenta que Jesucristo esta en vosotros? Tu Padre Celestial duerme dentro de ti como tu propia maravillosa imaginación humana. Debes aprender a vivir en tu imaginación mañana, tarde, y noche. Y cuando lo hagas, obtendrás tu objetivo. Comienza con la ley. Aprende cómo funciona, y pruébala diariamente en acción. Porque ahora mismo Dios duerme en ti.

Pero cuando te despiertes de tu sueño, Él despertará en ti como la Promesa, y te encontrarás a ti mismo entrando hacia la Tierra Prometida de tus sueños. Si permaneces fiel a Dios, no hay poder sobre la tierra que pueda detenerlo para que suceda. Porque recuerda, toda causa es espiritual. ¿Qué significa esto? Significa que si tu mundo no es de la manera que quieres que sea, existe algún acto imaginario en tu mente, que está manteniendo viva a la experiencia no deseada. Tu único problema es que, al no ser capaz de recordar el momento en que el estado fue imaginado, cuando toma forma y es visto por el ojo externo, su cosecha no es reconocida, y por lo tanto es negada. Así que no te das cuenta de la imaginación que está manteniendo vivo a tu estado indeseado, pero está allí, y cuando te separes a ti mismo de aquel imaginar, tu estado indeseado desaparecerá. Esta es la gran aventura, porque cuando haces esto, verdaderamente descubres, y sabes, de una manera que jamás antes supiste, que Dios es tu Padre. Y hay una alegría sinfín en aceptar que Jesucristo esta en ti, eternamente expresándose como tu propia maravillosa imaginación humana.

Déjenme que comparta una carta con ustedes. Esta es de un hombre llamado Juan, contándome de su buena fortuna financiera. Y déjenme que comience diciendo que esta no es la primer carta que recibo de John. El año pasado, habiendo escuchado algunas de mis conferencias, él decidió que quería incrementar su riqueza financiera. Y su problema era el mismo que tienen muchos de ustedes aquí. Él pensó que estaba imaginando DESDE su objetivo, pero nada sucedía. Y me preguntó que debería hacer. Yo le dije que tenía que encontrar algún momento en su vida, cuando él verdaderamente había obtenido aquel sentimiento de vivir DESDE el objetivo, y había visto que algo sucedió como resultado. Y luego, él debería estudiar sus pensamientos y sentimientos, y descubrir qué es lo que hizo que fue diferente. Y que cuando descubra eso, y haga eso con su objetivo financiero, él sería libre. Y que cuando descubra lo que había hecho para evitar que su objetivo suceda, y cómo cada día, él había estado imaginando de la manera incorrecta, y manteniendo su objetivo lejos de él, en vez de hacer que venga hacia él, se reiría, porque ahora él sería libre.

¿Y qué crees que hice luego de leer su carta? Usé las tijeras de podar de la revisión. Lo imaginé escribiéndome y contándome sobre su fantástica buena fortuna, cómo la riqueza había entrado a su vida, a través de un cambio en cómo él usaba su imaginación. Y hoy tengo esa mismísima carta en mi mano. Y yo sabía que eso iba a suceder, y de una manera totalmente natural. Y sucederá para ti también. Porque la verdad es que tú puedes hacer lo que sea en este mundo que quieras hacer. Pero debes recordar que el Espíritu Santo esta en ti. Quizás no lo creas hoy, pero realmente es la Verdad.

La verdad es que tú debes encontrar a Cristo, el Cristo en TI, el cual es tu propia maravillosa imaginación humana. Porque este mundo está hecho de infinitos estados con los cuales tú puedes vestirte. Y yo te sugiero que hagas eso, y te sugiero que hagas eso hoy. Porque, ¿Para qué quisieras quedarte un minuto más, en un estado que no te gusta? Porque tú tienes el poder para tener cualquier estado, para estar en cualquier estado, y para vivir en el estado de tus sueños. ¡Nada aparece por accidente! Todo es el resultado de una idea. El problema que estás experimentando hoy, es por una idea que tú has plantado ayer. Tú estabas dormido, y mientras estabas dormido, plantaste una idea, una idea que ahora es el estado desagradable en el que habitas hoy. ¿Y cómo hiciste esto? Lo hiciste al sentir intensamente. Y mientras tú sentías intensamente, una semilla desagradable fue plantada, la cual se ha convertido en un estado desagradable.

¿Cómo sé esto? Porque tú siempre cosechas los pensamientos que siembras. Y cuando no puedes recordar que sembraste la semilla, esta enseñanza parece ser difícil de entender. Y cuando lo resuelves; cuando por primera vez practicas esta técnica y lo haces bien, te sorprenderás cuando suceda. Pero aprenderás que cuando tú aceptes completamente el estado asumido, no tendrás que descubrir cómo hacer que suceda. De hecho, no tienes que hacer ni una cosa para hacer que suceda. La asunción contiene su propio plan para su cumplimiento. La semilla del roble, contiene al árbol. Tu trabajo es plantar la semilla, pero tu trabajo no es hacer que el árbol crezca. La semilla crece por su cuenta, y Dios es el que hace que la semilla se convierta en un árbol, no tú. Así que esta noche, les digo, usa la ley y prueba su poder, al convertirte en el hombre que tú te imaginaste que eras.

Y cuando hagas esto, cuando hagas que la Ley funcione para ti, no te olvides de la Promesa, porque sin la Promesa, ¿Qué importaría si fueras dueño del mundo entero? Créeme cuando te digo que solo estás sufriendo de amnesia. Jesucristo está en ti. Y cuando te des cuenta que Jesucristo está en ti, entonces sabrás que puedes ponerte a ti mismo en cualquier estado, ya sea el de riqueza o de pobreza. Así que les digo, si no disfrutas de la pobreza, no te metas en ese estado. Y si estás en la pobreza, y ya no quieres estar en la pobreza, salte de ella. Porque tú no eres débil. Poder Infinito reside en tu imaginación. Puedes estar en prisión e imaginarte a ti mismo libre. Y cuando hagas real a esta libertad como acto imaginario, tú serás libre. Y todo acontecerá de una manera maravillosa.

Comienza hoy a hacer un seguimiento de todas tus imaginaciones, de principio a fin. Porque tú usas la ley de la imaginación durante todo el día. No es solo cosas grandes, es todo. Descubre cómo haces que la imaginación funcione para ti en pequeñas cosas, y luego haz las cosas grandes exactamente de la misma manera. Y cuando te despiertes del sueño, te darás cuenta que no estás limitado, que no eres débil, que no eres pequeño, que no eres pobre. Tú eres el Señor Jesucristo. Cuando descubras ese día, que te encuentras a ti mismo donde te imaginaste que estabas, habrás reconocido el poder infinito que eres, y te habrás liberado. Y cuando eres libre, verdaderamente eres libre, porque no eres tú el que te libera, es Dios quien te libera, y cuando Dios te libera, eres verdaderamente libre, porque ahora estas adorando al verdadero Dios.

Inténtalo ahora. Cree en la realidad de tu acto imaginario, porque es Dios en acción. Atrévete a creer en la realidad de Dios en acción. Me sucedió a mí, puede sucederte a ti. Cuando aprendes a cómo enfocarte en tu asunción, hasta que se convierte totalmente real para ti, tú observarás con asombro cómo todos en tu mundo juegan su papel en el cumplimiento de tu sueño. Y te darás cuenta que no es tan solo la Ley siendo cumplida en ti, sino que la Promesa también. Porque hay un plan de redención enterrado en ti, el cual entrará en erupción con el correr del tiempo. Cuando la redención cobre vida en ti, tú experimentarás todo lo que fue dicho de un hombre llamado Jesús en las escrituras. Y cuando esto suceda, descubrirás que, sin esfuerzo alguno, tú entras al estado que deseas expresar. Sin esfuerzo; ningún esfuerzo, descubres que puedes creer que es verdad, y que cuando haces esto, no hay poder terrenal que pueda detener la materialización de tu sueño. Te insto a que pruebes tu poder creativo en este nivel.

 Hazlo ahora. Toma cada momento que puedas, y vístete a ti mismo en el sentimiento de que tu sueño ya está cumplido. Vive en esta imaginación durante todo el día. Siente su realidad, y no te olvides el momento en que hiciste esto por primera vez, porque ese momento fue el momento en que viste al mundo DESDE tu objetivo. Ese momento es el tiempo en el que plantaste tu sueño, y como cada sueño, tiene su propio tiempo de siembra y de cosecha; el día que plantas tu sueño, tú sabes que en su buen tiempo, ese momento de siembra aparecerá en este mundo, propiamente vestido como tu maravillosa cosecha, y lo experimentarás como un hecho materializado.

No pienses en los medios. Jesucristo en ti, sabe mucho mejor que tú, cómo hacer que tu sueño suceda. Tu trabajo es saber que tu deseo ya es un hecho cumplido, y eso es todo lo que necesitas saber. Obtén aquel sentimiento de revelación en tu sueño, “porque ya es verdad ahora.” ¿Cómo haces esto? Déjame preguntarte, ¿Qué harías si tu sueño fuera verdad? Responde esta pregunta, y tú sabrás. ¿Harías una fiesta? ¿A quiénes invitarías? ¿Qué harías en la fiesta? ¿Qué música pasarías en tu fonógrafo? ¿Qué amigos tuyos estarían allí? Esto es a lo que me refiero cuando digo que captes la realidad de él. No pienses que tienes que escalar la montaña, y que escalar la montaña es difícil.

Porque si todavía piensas que tienes que escalar la montaña, entonces todavía estás pensando SOBRE el objetivo. Tú tienes que mirar hacia abajo a la vida, desde la punta de la montaña, y notar el camino que has tomado para llegar a la punta, y estar feliz de que ya no tienes que escalar la montaña porque tú ya estas allí. Déjenme que les cuente una historia que los convencerá en cómo hacer esto. Pretende conmigo que vives en Nueva York, y que quieres tomar un viaje por el océano. Tú estás en tu departamento en Nueva York, pensando en tomar tu viaje. Y cuando haces esto, todavía estás pensando SOBRE tu objetivo, y nunca lo lograrás hasta que no cambies cómo piensas. Pero es allí donde empiezas, porque allí es donde todos empiezan. Tú ahora estás sentado en tu departamento, en la Ciudad de Nueva York, contemplando la alegría que tendrías, si estuvieras en un transatlántico navegando a través del gran Atlántico. Pero ahora, haces un cambio. Tus ojos están cerrados. Tú has liberado conscientemente el departamento de Nueva York, y en su lugar, tú percibes y sientes que estás en un transatlántico. Tú estás sentado en una reposera; no hay nada alrededor tuyo más que el vasto Atlántico. Fija la realidad de este barco, y del océano, para que en este estado, tú puedas recordar mentalmente el día en que estabas sentado en tu departamento de Nueva York, soñando con este día en el mar.

Mientras estás sentado en la cubierta del barco, sintiendo la briza del mar acariciar tu cara, sintiendo el movimiento del barco gentilmente oscilando en el vaivén de las olas, recuerda la imagen mental de ti mismo sentado allí en Nueva York, soñando sobre este día. En tu imaginación, observa a la imagen de la memoria de ti mismo de aquel momento, allí en el departamento de Nueva York. Si tienes éxito en mirar atrás, a tu departamento de Nueva York, sin regresar allí conscientemente, entonces habrás preparado exitosamente la realidad de este viaje. La clave es que tú no debes regresar al departamento. Porque si es verdad que tú has partido, navegando en este barco, entonces tú debes estar en él, porque ¿Dónde más podrías estar? Permanece en este estado consciente, sintiendo la realidad del barco y del océano; siente la alegría de este logro - luego abre tus ojos. Tú estarás de vuelta en tu departamento físicamente, pero algo habrá cambiado.

Cuando haces esto, te sientes diferente, porque has cambiado tu imaginación. Y ahora, porque estás pensando DESDE el objetivo, y no SOBRE el objetivo, este viaje vendrá a ti, de una manera maravillosa. Aun si alguien del otro lado del mundo tiene que accionar, para que tú estés en este barco; ya está en movimiento, desde el momento en que te encontraste a ti mismo en la cubierta del barco en tu imaginación, y no volviste al departamento, sino que permaneciste en el estado mental de tu objetivo. Nota que cuando estás pensando SOBRE el objetivo, te sientes débil. Pero cuando estás pensando DESDE el objetivo, tú te sientes fuerte, te sientes gozoso, sientes la presencia del Espíritu Santo en tu vida. Verdaderamente, como se dijo en las escrituras, Dios ha ido hacia adelante, y preparado el lugar para ti, porque cuando estás allí en la conciencia, allí también estarás en el cuerpo.

Así que para que entiendas lo que estoy diciendo, lo diré una vez más. Debes cambiar tu imaginar y debes cambiarlo ahora, si quieres que tu objetivo venga a ti ahora. Es por eso que digo, si quieres vivir en una nueva casa, duérmete en aquella nueva casa. Porque eso es lo que harías si ya la tuvieras, dormirías en la nueva casa, y no en la casa vieja. Y en la casa nueva, tú pensarías sobre la vieja casa, y te darías cuenta que ya no vives más allí, porque ya no vives allí. Tú la has vendido, y ya no vives más allí, porque vives en la casa nueva.

Esto es fácil. No lo hagas difícil. Simplemente determina lo que quieres, e imagina una escena que implicaría que lo has manifestado. Entra en el espíritu de la Escena. Participa en ella, al darle viveza sensorial. Luego relájate, a medida que sientes su realidad.

Y en esa escena, hazte consciente de que ya no estas más en la vieja realidad, porque estás en la nueva. ¿Te das cuenta lo que quiero decir?

Así que debes aprender a vivir en tu imaginación mañana, tarde, y noche. Y cuando lo hagas, también debes aprender a pensar DESDE el objetivo. Y cuando aprendes a pensar DESDE el objetivo, las puertas del Cielo se abrirán para ti. Porque todo lo que deseas sucederá de una manera maravillosa.

Tan solo menciona tu objetivo. Imagina que lo has alcanzado y persuádete a ti mismo de que es verdad. Eso es todo. Eso es el principio y el fin. Si se necesitan a mil personas para que jueguen su papel, para ayudar al nacimiento de tu acto imaginario, ellos lo harán, sin ni siquiera saber que ellos están jugando el papel que tú les has asignado. El Padre ha estado durmiendo dentro de ti. Hoy, permítele que despierte. Deja que hoy sea el día en que le permitas romper la cadena, porque en ese día, ¡Tú resucitarás como ÉL! Muévete hacia adentro del estado que tú deseas, debes estar dentro del estado deseado en tu imaginación, y delante de tus ojos, la gente responderá a causa de tu acción. Atrévete a asumir que eres rico, y observa a todos jugar su papel para proveerte la riqueza que tú declaras tener. Lo harán, porque ellos son tan solo tú mismo, empujado hacia afuera. Recuerda, todo es tuyo para que lo tomes. Si lo quieres, tómalo. Es todo tuyo. Si persistes en reconocer lo que tus sentidos internos te están diciendo, hasta que eres persuadido de su realidad, tú verás su evidencia. Luego sabrás por experiencia, quién es Cristo realmente.

Los invito a todos, cuando se vayan de aquí esta noche, que se manden con todo, e imaginen que ya son realmente el hombre o la mujer que quieren ser. Y no duden, porque en el minuto en que la duda entra, desciende una división mental, ya que la duda es el diablo.

En vez de eso, conviértete en aquel hombre, o aquella mujer que tú deseas ser. Y cuando lo hagas, no seas como la mujer de Lot. Nunca mires atrás. Entra a tu nuevo mundo, y se agradecido. Porque cuando entras a tu sueño, y nunca más miras atrás, tu mundo se reordenará a sí mismo alrededor de tu sueño. Tu mundo de los sueños se convertirá en tu mundo real. Tu viejo mundo se habrá derretido en la imagen de tu sueño. Y lo más asombroso de todo es que esto sucederá, sin ninguna dificultad, o ayuda de tu parte.

Yo nací en la pequeña isla llamada Barbados. Siento que no falta mucho para que yo desaparezca, sin dejar rastro alguno detrás. Sin embargo, esto no puede suceder, hasta que yo no termine el trabajo que se me ha dado para que haga. Solo entonces, podré pedirle a mi Padre que me devuelva la gloria que era mía, la gloria que yo poseía antes de que el mundo existiera. Y esta gloria también será tuya. Porque somos todos hijos del Padre. Así que mi viaje, es tu viaje. Tus pies darán los mismos pasos que los míos. Al igual que yo soy libre, tú también eres libre. Y si el mundo escucha esto, los ministros transformarán mis experiencias en sus conceptos institucionales, y una vez más vaciarán la palabra de Dios, pero esto no cambia a la verdad, porque la verdad es que YO SOY Dios, y tú también lo eres.

¿Eso responde tu pregunta Sami?

Sami: Si.

Neville: Sami, ¿podrías venir aquí y subir al escenario por un momento?

 (Sami sube al escenario)

(Neville le da la mano a Sami, luego se dirige a la audiencia)

Neville: quiero que todos aquí conozcan a Sami, quien es uno de nuestros miembros más devotos. Quería que subas aquí, Sami, porque quería decirles a todos ustedes, ahora mismo, que yo sé que Sami va a ser tremendamente exitoso. Yo sé esto, porque lo he visto en mi Imaginación, y lo que he visto en mi imaginación debe suceder. Porque Dios es mi propia maravillosa imaginación humana. Y esta noche yo sé que cuando entremos en el silencio, Sami también verá su éxito, en su propia maravillosa imaginación humana. Porque no solo he visto la ley en acción para Sami, sino que también he visto la Promesa. Él tiene un maravilloso futuro por venir, lleno de éxito y prosperidad. Y esto es verdad porque esta noche, en el silencio, Sami verá al mundo DESDE su objetivo. Y entonces, de la más maravillosa manera, su sueño se desenvolverá, en los días y semanas que vendrán. Y así también será para cada uno de ustedes, porque cuando hagas lo que él ha hecho, esto de estudiar estas ideas con seria devoción, y vivir la vida como debería ser vivida, DESDE tu Imaginación, tu éxito es inevitable.
(Sami vuelve a su asiento.)


Neville: Ahora, vayamos al silencio.

*Yugo: Neville hace referencia sobre el libro de Mateo, capítulo 11: 28 al 30 donde Jesús dice: “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.”

Recordemos que Neville enseña que la Palabra “manso”, se refiere a los que han aprendido a domar su mente, y saben dominarla. “Los mansos heredarán la Tierra.”

Traducción: Laura Arrojo
« Última Modificación: diciembre 19, 2017, 08:41:21 pm por Dodson »

Dodson

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 59
Re:( Neville Goddard ) mi selección
« Respuesta #1 : diciembre 19, 2017, 08:42:55 pm »


ORACIÓN RESPONDIDA



¿Alguna vez tuviste una oración respondida? Qué no daría el hombre para solo sentir la certeza de que cuando oran, algo definitivo sucederá. Por esta razón, me gustaría tomar un poco de tiempo para ver por qué algunas oraciones son respondidas y algunas aparentemente caen en tierra seca. “Cuando ustedes oren, crean que ya han recibido y recibirán” (Marcos 11: 24). Crean que ya han recibido - es la condición impuesta sobre el hombre. A menos que creamos que recibimos, nuestra oración no será respondida. Una oración - concedida - implica que algo se hace como consecuencia de la oración que, de otra manera, no hubiese sido hecho. Por lo tanto, aquel que ora es el disparador de la acción - la mente que dirige - y aquel que concede la oración. El hombre rechaza en asumir tal responsabilidad, porque la responsabilidad, aparentemente, es la pesadilla invisible de la humanidad.

El entero mundo natural está construido sobre la ley. Aun así, entre la oración y su respuesta no vemos tal relación. Sentimos que Dios podría responder o ignorar nuestra oración, que nuestra oración podría embocarle o errar al blanco. La mente todavía no está dispuesta a asumir que Dios se somete a sí mismo a sus propias leyes. ¿Cuánta gente cree que hay una relación de causa y efecto entre la oración y su respuesta?

Observemos los medios utilizados para sanar a los diez leprosos como se lo menciona en el capítulo 17 del Evangelio de San Lucas. La cosa que nos llama la atención en esta historia, es el método que se usa para elevar su fe a la intensidad necesaria. Se nos dice que los diez leprosos acudieron a Jesús para que “tenga misericordia” sobre ellos - es decir - para que los sane. Jesús les ordena a que vaya y se muestren a los sacerdotes, y “cuando estaban yendo, fueron sanados”. La ley de Moisés demandaba que cuando un leproso se recuperaba de su enfermedad, él debía mostrarse a sí mismo a los sacerdotes para obtener un certificado de su salud recuperada. Jesús impuso una prueba sobre la fe de los leprosos y les dio los medios por los que su fe podía ser elevada a su máxima potencia. Si los leprosos hubiesen rechazado ir - no tendrían fe - y, por lo tanto, no podrían haber sido sanados. Pero, si le obedecían, la completa realización de lo que su viaje implicaba asaltaría sus mentes a medida que ellos iban, y este pensamiento dinámico los sanaría. Por eso leemos, “cuando estaban yendo, fueron sanados”.

Tú, sin duda alguna, has oído más de una vez las palabras de aquel himno inspirador: “Oh, qué paz que a menudo perdemos; oh que innecesario dolor cargamos, todo porque no entregamos todo a Dios en oración.” Yo mismo llegue a esta convicción a través de la experiencia, habiendo sido guiado a inquietarme sobre la naturaleza de la oración. Yo creo en la práctica y la filosofía de lo que los hombres llaman oración, pero no todo lo que recibe ese nombre es realmente oración.

La oración es la elevación de la mente hacia aquello que buscamos. La mismísima primera palabra de corrección es “levántate”. Siempre elevemos la mente a aquello que buscamos. Esto se hace fácilmente al asumir el sentimiento del deseo cumplido. ¿Cómo te sentirías si tu oración fuese respondida? Bueno, asume ese sentimiento hasta que experimentes en la imaginación aquello que experimentarías en la realidad si tu oración fuese respondida. La oración significa ponerse en acción mentalmente. Significa sostener la atención sobre la idea del deseo cumplido hasta que llene a la mente, y empuje a todas las otras ideas hacia afuera de la conciencia. Esta declaración, de que la oración significa ponerse en acción mentalmente y sostener la atención sobre la idea del deseo cumplido, hasta que llene a la mente y empuje a todas las otras ideas hacia afuera de la conciencia, no significa que la oración es un esfuerzo mental - un acto de la voluntad. Por lo contrario, la oración debe ser contrastada con un acto de voluntad. La oración es una rendición. Significa abandonarse a uno mismo al sentimiento del deseo cumplido. Si la oración no trae resultados - hay algo que está mal con la oración, y la culpa yace generalmente en demasiado esfuerzo. Serias confusiones surgen en tanto que el hombre identifique el estado de oración con un acto de voluntad. La regla soberana es no hacer ningún esfuerzo, y si esto es observado, tú caerás intuitivamente en la actitud correcta.

La creatividad no es un acto de la voluntad, sino una receptividad más profunda - una susceptibilidad más aguda. La aceptación del final - la aceptación de la oración respondida - encuentra los medios para su realización. Siéntete a ti mismo, en el estado de la oración respondida hasta que el estado llene la mente, y empuje a todos los otros estados hacia afuera de tu conciencia. En lo que debemos trabajar, no es en el desarrollo de la voluntad, sino en la educación de la imaginación, y en la estabilización de la atención. La oración tiene éxito al evitar el conflicto. La oración es, por sobre todo, fácil. Su más grande enemigo es el esfuerzo. Lo poderoso se rinde a sí mismo sólo para aquello que es lo más gentil. La riqueza de los Cielos no se atrapa con una voluntad fuerte, sino que se entrega a sí misma, un regalo gratuito, a un momento de inversión-en-Dios. Sobre las líneas de menor resistencia viajan las fuerzas espirituales, así como también las físicas.

Debemos actuar en la asunción de que ya poseemos aquello que deseamos, porque todo lo que deseamos ya está presente dentro de nosotros. Solo espera a ser reclamado. El hecho de que debe ser reclamado es una condición necesaria por la cual realizamos nuestros deseos. Nuestras oraciones son respondidas si nosotros asumimos el sentimiento del deseo cumplido y continuamos en esa asunción. Yo presencié en mi sala de estar, uno de los más maravillosos ejemplos de la oración respondida. Una señora muy encantadora de otra ciudad vino a verme respecto a la oración. Como no tenía a quien dejarle a su hijo de ocho años, lo trajo con ella en el momento de nuestra entrevista. El niño aparentaba estar concentrado en su juego con un camión de juguete, pero al finalizar la entrevista con su madre, él dijo: “Señor Neville, ahora sé cómo orar. Yo sé lo que quiero - un cachorrito collie - y puedo imaginar que estoy abrazándolo cada noche en mi cama.” Su madre le explicó a él y a mí, las imposibilidades de su oración, el costo del cachorrito, que la casa era pequeña, y hasta su incapacidad de poder cuidar a un perro propiamente. El niño miro a los ojos a su madre y simplemente dijo, “pero madre, ahora sé cómo orar.” Y así lo hizo. Dos meses después, durante la “semana de amabilidad hacia los animales” en su ciudad, todos los niños de la escuela debían escribir un ensayo, sobre cómo ellos amarían y cuidarían a una mascota. Y has adivinado la respuesta. Su ensayo, fuera de los cinco mil que fueron presentados, ganó el premio, y ese premio, presentado por el alcalde de la ciudad al pequeño - era un cachorrito collie. El niño realmente asumió el sentimiento de su deseo cumplido, abrazando y amando a su cachorrito cada noche.

La oración es un acto de Amor Imaginativo, lo cual es el tema de mi mensaje el próximo domingo por la mañana a las 10:30 en el Teatro Fox Wilshire, en el Wilshire Boulevard cerca de La Ciénaga. Es mi deseo, el próximo domingo, que les pueda explicar como ustedes, así como el pequeño niño, pueden entregarse a ustedes mismos a las imágenes amorosas de sus deseos, y persistir en sus oraciones aunque se les diga a ustedes, como al pequeño, que sus deseos son imposibles.

La necesidad de la persistencia en la oración se nos muestra en la biblia. “Quién de ustedes”, preguntó Jesús, “va a él a medianoche y le dice: “Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha llegado de viaje a mi casa, y no tengo nada que ofrecerle”;  y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: “No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme para darte nada. Os digo que aunque no se levante a darle algo por ser su amigo, no obstante, por su importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.   [Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.  Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ] (Lucas 11: 5 al 10). La palabra traducida “Importunidad” significa, literalmente, descarada impudicia. Debemos persistir hasta que tengamos éxito en imaginarnos a nosotros mismos en la situación de la oración respondida. El secreto del éxito es encontrado en la palabra “perseverancia”. El alma imaginándose a sí misma en el acto, adopta los resultados del acto. Si no se imagina a si misma dentro del acto, estará siempre sin resultados. Experimenta en la imaginación lo que experimentarías en la realidad si ya fueras aquello que quieres ser, y adoptarás los resultados de ese acto. Si no experimentas en la imaginación lo que quisieras experimentar en la realidad, siempre estarás sin resultados. “Cuando ustedes oren, crean que ya han recibido y recibirán” (Marcos 11: 24). Uno debe persistir hasta llegar al amigo en un nivel más alto de conciencia. Se debe persistir hasta que su sentimiento del deseo cumplido tenga todas las sensaciones vívidas de la realidad.

La oración es un sueño despierto controlado. Si queremos orar exitosamente, debemos estabilizar nuestra atención para observar al mundo como se vería por nosotros si nuestra oración fuese respondida.

Estabilizar la atención no requiere de ninguna facultad especial, pero sí demanda un control de la imaginación. Debemos extender nuestros sentidos - observar nuestra relación cambiada respecto a nuestro mundo, y confiar en esta observación. El nuevo mundo no está allí para agarrar, sino para sentir, para tocar. La mejor manera de observarlo es estar intensamente consciente de él. En otras palabras, podemos, al escuchar como si hubiésemos oído, y al mirar como si hubiésemos visto, realmente escuchar voces y ver escenas desde adentro de nosotros que de otra manera no son audibles o visibles. Con nuestra atención enfocada en el estado deseado, el mundo externo se derrumba y luego el mundo - como la música - con un nuevo orden, transforma todas las discordancias en armonías. La vida no es una lucha, sino una rendición. Nuestras oraciones son respondidas por los poderes que invocamos y no por los que ejercemos. Siempre y cuando los ojos presten atención, el alma estará ciega - porque el mundo que nos mueve es el mundo que imaginamos, no el mundo que nos rodea. Debemos entregar nuestro ser completo al sentimiento de ser aquel noble que deseamos ser. Si hay algo que queda guardado, la oración es en vano. A menudo somos privados de nuestro objetivo más alto por nuestro esfuerzo en poseerlo. Somos llamados para actuar en la asunción de que ya somos el hombre que seríamos. Si hacemos esto sin esfuerzo - experimentar en la imaginación lo que experimentaríamos en la carne si hubiésemos realizado nuestro objetivo, descubriremos que realmente, lo poseemos.  El toque sanador está en nuestra actitud. No tenemos que cambiar nada más que nuestra actitud hacia eso.  Asume una virtud si no la tienes, asume el sentimiento de tu deseo cumplido. “Ora por mi alma; más cosas son originadas por la oración de lo que este mundo sueña.”

traducción; Laura Arrojo

reinademicasa

  • Aprendiz
  • *****
  • Mensajes: 608
  • Tus sueños son realidades invisibles...
Re:( Neville Goddard ) mi selección
« Respuesta #2 : diciembre 20, 2017, 06:07:20 am »
La oración es la elevación de la mente hacia aquello que buscamos. La mismísima primera palabra de corrección es “levántate”. Siempre elevemos la mente a aquello que buscamos. Esto se hace fácilmente al asumir el sentimiento del deseo cumplido. ¿Cómo te sentirías si tu oración fuese respondida? Bueno, asume ese sentimiento hasta que experimentes en la imaginación aquello que experimentarías en la realidad si tu oración fuese respondida. La oración significa ponerse en acción mentalmente. Significa sostener la atención sobre la idea del deseo cumplido hasta que llene a la mente, y empuje a todas las otras ideas hacia afuera de la conciencia. Esta declaración, de que la oración significa ponerse en acción mentalmente y sostener la atención sobre la idea del deseo cumplido, hasta que llene a la mente y empuje a todas las otras ideas hacia afuera de la conciencia, no significa que la oración es un esfuerzo mental - un acto de la voluntad. Por lo contrario, la oración debe ser contrastada con un acto de voluntad. La oración es una rendición. Significa abandonarse a uno mismo al sentimiento del deseo cumplido. Si la oración no trae resultados - hay algo que está mal con la oración, y la culpa yace generalmente en demasiado esfuerzo. Serias confusiones surgen en tanto que el hombre identifique el estado de oración con un acto de voluntad. La regla soberana es no hacer ningún esfuerzo, y si esto es observado, tú caerás intuitivamente en la actitud correcta.


Me encanta como lo resume este párrafo  :corazón:

Habría que enmarcarlo para que no se nos olvide....
No eres una gota del océano. Eres todo el océano, en una gota.


reinademicasa@hotmail.com